¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Así extorsionan las bandas criminales en la Comuna 13

Caracol Radio obtuvo una grabación donde un presunto cabecilla exige dinero a comerciantes de esa zona de la ciudad.

Pese a la intervención de las autoridades policiales, administrativas y judiciales en la comuna trece de Medellín, la delincuencia sigue amedrentando a la población, extorsionando a los comerciantes, conductores y a la comunidad.

Caracol Radio obtuvo una grabación, en la que un delincuente, aparentemente de la banda delincuencial La Agonía, y que se presenta como Miguel, extorsiona a uno de los comerciantes de la Comuna Trece, negociante que ya está siendo extorsionado por otro cabecilla de la misma banda delincuencial.

Al parecer, este grupo ilegal estaría fraccionado y dos cabecillas de esa banda criminal estarían exigiendo dinero a los comerciantes en los barrios LaAgonía y El Socorro, de la Comuna Trece. Uno de los delincuentes cobra 100 mil pesos al mes y el otro hace las amenazas recalcando que el monto aumentó a 300 mil, situación que ha obligado a varios propietarios de negocios a abandonar la zona por miedo.

Las amenazas las están haciendo telefónicamente y con chantajes de atentar contra las víctimas o sus núcleos familiares si no cumplen con la exigencia económica.

En el audio al que tuvo acceso Caracol Radio, el supuesto jefe de la banda delincuencial La Agonía exige a la víctima “una colaboración” y argumenta que supuestamente la alteración del orden público en la Comuna Trece se van a tornar más complicada, incluso le informa a la víctima que él es el nuevo coordinador del grupo ilegal.

“Yo sé que usted está colaborando, patrón, pero necesito que me haga el favor de lo que le estoy diciendo, ya que de aquí en adelante vamos a trabajar, cómo vamos a quedar, porque las cosas se van a complicar aquí en la comuna trece”, dice el extorsionista, que se hace llamar Miguel.

 

Víctimas aterrorizadas

La víctima atemorizada le explica al interlocutor que le amenaza mediante llamadas telefónicas, que ya han cancelado el monto exigido de cien mil pesos al otro cabecilla, el cual debe entregar cada final de mes y que no puede asumir la nueva cuota de trescientos mil, debido a esto, son sentenciados a muerte.

“Usted me está diciendo que ya está pagando, entonces dígales que le coloquen escoltas las 24 horas, porque así sea con escoltas ya sabe que lo voy a matar, para que sepa que no es jugando, así sea más tarde, mañana, en ocho días, en quince días o en un mes”, recalcó el extorsionista durante la llamada.

El delincuente recalca que, la colaboración es supuestamente para reforzar la disputa armada que tienen con la banda ilegal La Divisa, además, se ufana de que él es el responsable del homicidio de los dos conductores en el occidente de la ciudad hace días atrás.

“Entonces, póngame cuidado: usted se dio cuenta lo que pasó con los conductores, lo mismo que con la gente de la ruta, no copiaron porque iban a hablar con otra gente, dijeron lo mismo, no colaboraron y ahí se dio cuenta que les maté dos transportadores… pero si usted no me quiere colaborar no me colabore… puede ser mañana, pasado mañana, una semana, pero se va a dar cuenta lo que va a pasar de aquí en adelante”, sentenció el extorsionista.

 

Defensores de Derechos Humanos reafirman la denuncia

Defensores de derechos humanos en Medellín confirman que al parecer se trata de una fractura en esta banda criminal, lo que estaría motivando que cada cabecilla exija dinero por su cuenta, lo cual pone en un riesgo mayor a los comerciantes de la zona y las víctimas son muchas.

“Cogen a estos cabecillas y obviamente existe el reacomodo de ellos mismos internamente. Esto hace que cada uno quiera coger el poder… por eso, muchas veces también se dan esas confrontaciones y homicidios en estos territorios, por que asumir el control territorial en todos los aspectos, de extorsiones y demás plazas de vicio que se dan en el territorio”, explicó, Julio Rengifo, líder social en el occidente de Medellín.

El defensor de derechos humanos también recalcó que en varias ocasiones las victimas recurren al Gaula y no son escuchadas, por lo que la confianza en las instituciones es muy poca.-

Cargando