¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Brindan recomendaciones para un vuelo de barriletes seguro en Cartagena

Las zonas verdes cercanas a las murallas son el lugar preferido para esta actividad.

No volar barriletes en las zonas altas de las murallas durante este mes, es la principal recomendación de la Escuela Taller Cartagena de Indias (ETCAR), delegada por el Ministerio de Cultura para la administración de las Fortificaciones de la ciudad.

La ETCAR hace esta sugerencia para evitar caídas o accidentes de cartageneros o visitantes, teniendo en cuenta que las murallas son el espacio preferido por las familias para esta práctica recreativa.

Se recomienda disfrutar de esta actividad en las zonas verdes contiguas a las fortificaciones, especialmente la del sector La Tenaza, en el Centro Histórico, de manera que no haya riesgo de caídas de altura que dé lugar a hechos lamentables.

En cualquier caso, las personas deben tener cuidado de no elevar estos elementos cerca de cables eléctricos y en el caso de que alguno se enrede en un cable o en un árbol, no intentar bajarlo.

Los baluartes y cortinas de muralla, por sus características arquitectónicas militares, tienen tramos abiertos a alturas que pueden alcanzar los once metros. Por esto, se recomienda evitar volar barriletes sobre las murallas, dado que un descuido puede significar la caída desde el equivalente a un tercer piso de un edificio regular.

Los menores deben estar acompañados y supervisados todo el tiempo por sus padres o un adulto responsable; se debe evitar elevar cometas en días de lluvia y lo preferible es utilizar ropa y zapatos cómodos.

Al comprar o fabricar el barrilete se bebe tener en cuenta que no contenga elementos metálicos, debe estar hecho con cuerdas de algodón, ya que materiales sintéticos como el nylon son conductores de energía y la fricción en las manos o con alguna otra parte del cuerpo puede ocasionar heridas.

Seguir estas sencillas recomendaciones, garantizará la seguridad durante el vuelo de los barriletes y por supuesto, el pleno disfrute de nuestras fortificaciones.

Cargando