¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Una prostituta en la Torre del Reloj cobraría entre 100 y 150 mil pesos

Caracol Radio habló con vendedores ambulantes y comerciantes de cómo se comercializan los servicios sexuales

Es un secreto a voces. La plaza de la Paz y la plaza de Los coches, en el corazón del Centro Histórico de Cartagena, a lado y lado de la Torre del Reloj, es el epicentro de la prostitución en La Heroica. Todos lo comentan, todos lo saben, pero la mayoría prefiere ignorarlo.

Es fácil encontrar trabajadoras sexuales después de seis de la tarde en ese punto, y es habitual para cualquier hombre que, al cruzar por las puertas de la Torre del Reloj, añejamente llamadas “bocas del puente”, estas mujeres ofrezcan sus servicios. Incluso, también los ofrecen a algunas mujeres.

“Ellas mismas llegan, ya uno no tiene que buscarlas” dice Carlos, turbaquero, de 42 años, y que por las noches vende agua y cerveza en la Plaza de la Paz. “Son muchas, y últimamente ha aumentado el número, sobre todo con la llegada de venezolanas”.

Alfredo, venezolano, de 29 años, y quien vende café hasta bien entrada la noche, dice que incluso se puede encontrar a estas mujeres hasta el amanecer. “Se quedan toda la noche, van, vienen, hasta las seis de la mañana”, dice, al tiempo que confirma la afirmación de Carlos.

“Es decir, te llaman, te dicen ‘quieres un polvito’, y uno dice si quiere o no, pero ellas son las que le dicen a uno, ellas buscan a los hombres. Se paran en la plaza, se nota a leguas que son prostitutas, por la manera de vestir, la manera de hablar, y te cobran enseguida”, sostiene.

Carlos y Alfredo dicen que han escuchado acordar “negocios” por cien mil, ciento veinte mil, incluso ciento cincuenta mil pesos, y que algunas se valen de hombres que las ofertan y negocian por ellas: un proxeneta.

“Usted llega y se sienta a tomar una cerveza en alguno de los negocios, o sale de las discotecas, y ellas mismas llegan o mandan un ‘sparring’, el proxeneta, y negocian con uno, que si vale 120, 150 mil pesos. Hay mujeres adultas, y hay menores que se ven adultas, tienen más cuerpo que las mujeres mayores”, apunta Carlos.

Cargando