¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Asume Iván Duque

El trago amargo del café se siente con intensidad en Risaralda

La crisis del gremio cafetero está en su punto máximo. Sus dirigentes reclaman medidas para estabilizar el sector ahora que se avecina la cosecha.

Café colombiano /

El café es símbolo de los departamentos de Risaralda, Caldas y Quindío, aunque es un producto que se cosecha prácticamente en toda Colombia. Pero la tradición lo ubica en el llamado Eje Cafetero, donde hoy los cultivadores solicitan al presidente Iván Duque la creación del fondo de estabilización que permita precios justos y garantice rentabilidad en la producción.

La creación de un fondo de estabilización cafetera es la principal petición que vienen haciendo los caficultores del país, pues son muchas trabas y los conflictos que se tiene para generar cosecha, recolectarla y comercializarla, debido a que los precios de los insumos y el valor de la carga de café está debajo de los 750 mil pesos, situación que causa pérdidas en el gremio.

Para el director ejecutivo del Comité de Cafeteros de Risaralda, Jorge Humberto Echeverry, es importante que el gobierno entrante ayude a subsanar la crisis que vive el sector desde hace varios años y que ha ocasionado cuantiosas pérdidas en toda la región.

"Es importante los subsidios para mejoramiento de vivienda especialmente en el sector rural con el fin de incentivar las labores agrícolas del campo, educación para los hijos de productores, estímulos, precios estables y alternativas para prevenir efectos adversos en cuando al invierno”, afirmó Echeverry.

Tras los estragos del clima, el panorama para el segundo semestre se avizora con dificultades. De acuerdo con los dirigentes gremiales, la producción cafetera en Risaralda disminuirá por lo menos un 30% con relación a las cifras calculadas a inicios de este año, cuando se tenía presupuestado una recolección cercana a los 600 mil sacos de café.

Además, se avizora otra problemática con la mano de obra para afrontar la cosecha cafetera que iniciará a finales del mes de agosto, pues para esta zona del país se requieren al menos unos 20 mil recolectores, pero el pago por kilo de café sin duda deberá disminuir por lo que no contará con el personal necesario en las más de 24 mil fincas

La salud sigue en observación

Foto: Caracol Radio/archivo

El sector salud en el eje cafetero lleva bastante tiempo agonizando. Aunque por momentos presenta signos de mejoría, es claro que en Caldas, Quindío y Risaralda los hospitales mantienen sus dificultades y este sector es uno de los mayores retos para el gobierno de Iván Duque, según dicen sus dirigenes.

Risaralda es uno de los departamentos de Colombia con mayores problemáticas en materia de salud debido especialmente a las deudas de las EPS con los hospitales públicos, donde la cartera supera los 150 mil millones de pesos. El gobernador de Risaralda elevó en un SOS al presidente electo para evitar el cierre de centros asistenciales.

Y es que son varios los hospitales públicos de Risaralda que están afrontando un proceso de riesgo financiero debido a las altas deudas de las EPS, especialmente las liquidadas Cafesalud y Caprecom.

Por ejemplo, al principal centro asistencial de esta zona del país que es el Hospital Universitario San Jorge, se le adeudan algo más de 105 mil millones de pesos y ya se tuvieron que bloquear algunos servicios para usuarios de diferentes EPS como Asmet Salud, pero también el Hospital Mental de Risaralda, el San Vicente de Paul en Santa Rosa de Cabal y el Santa Mónica de Dosquebradas, presentan dificultades en la prestación del servicio.

Ante esta situación el propio gobernador de Risaralda Sigifredo Salazar como vocero de los mandatarios del eje cafetero, trasladó las problemáticas al presidente electo Iván Duque en la pasada cumbre de gobernadores que se realizó hace unos días en Bogotá y donde su requerimiento número uno fue la salvación de la red hospitalaria pública.

"Estamos solicitándole al nuevo presidente que nos ayude especialmente a sanear la crisis financiera de nuestros hospitales, que están al borde de la quiebra por cuenta de las millonarias deudas de las EPS. Esperamos que una vez esto se solucione, iniciemos con la gestión de recursos para otros sectores que beneficien nuestro departamento", afirmó el mandatario seccional.

Finalmente, y mientras se toman acciones concretas para evitar una crisis mayor de la salud, el gobernador junto con el Infider (Instituto de Financiamiento y Promoción) de Risaralda, hicieron un préstamo de 15 mil millones de pesos a la EPS Asmet Salud para que se pagara parte de la cartera que adeuda al Hospital Universitario San Jorge y así brindar una leve inyección de recursos al centro asistencial que atiende en su mayoría a los usuarios del régimen subsidiado.

Cargando