Personas del interior del país estarían detrás de fundidoras clandestinas

Autoridades emiten alertas por reaparición de fábricas irregulares de plomo en el Atlántico

Cortesía Policía del Atlántico

Personas provenientes del interior del país serían las responsables de fábricas clandestinas de plomo en el departamento del Atlántico, según el director de la Corporación Regional Autónoma (CRA), Alberto Escolar.

El funcionario señaló que son personas que se aprovechan de las comunidades vulnerables para ofrecerle trabajo “sin saber el riesgo al que se exponen”.

“Son fábricas clandestinas que recolectan baterías de carros usadas, las desbaratan sin ningún control generando residuos de ácido con el fin de extraer el plomo para generar lingotes que son vendidos como materia prima para procesos industriales en todo el país”, señala Escolar.

Autoridades que adelantan las investigaciones contra estas fundidoras señalaron a Caracol Radio que “estas personas escogen zonas rurales buscando mano de obra barata y acceso a baterías usadas que se obtienen con facilidad en Barranquilla, ciudad que les ofrece la materia prima y conectividad a las distintas regiones del país”.

“Logramos erradicar las fundidoras en Malambo y vemos cómo se van moviendo de sitios, especialmente a zonas del centro y norte del Atlántico”, indicó el director de la CRA.

Fabricas irregulares como la detectada este fin de semana a 20 kilómetros de Tubará, están conformadas por cocinas portátiles que operan en la clandestinidad impactando la salud humana y al medioambiente.

Escolar indica que donde ha habido presencia de estas fundidoras dejan contaminación atmosférica, en suelos y en cuerpos de aguas a lo largo y ancho del departamento.