¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Conozca la biblioteca para niños campesinos en Boyacá

Caracol Radio llegó hasta Cómbita (Boyacá), la tierra de Nairo Quintana, donde encontró esta sencilla biblioteca que hoy apoya a niños de zona rural.

En la Encuesta Nacional de Lectura del 2017, realizada por el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE), Tunja está dentro de las ciudades con los promedios más altos de libros leídos por persona (mayores de cinco años) al año, ciudad que alcanzó un puntaje de 4,1.

Cerca a Tunja está Combita, el pueblo donde nació el pedalista Nairo Quintana, donde muchos de sus niños campesinos, todavía tienen dificultades para acceder a libros. Incluso, algunos todavía no conocen una biblioteca, y otros tienen que caminar más de 2 horas para llegar a casco urbano para ingresar a alguna biblioteca escolar.

Jhisela Alejandra Estévez Anáve es una estudiante de décimo grado de la Institución Educativa Integrado de Cómbita. Cierto día, cuando su mamá iba a arrojar a la basura decenas de libros, se le ocurrió montar la biblioteca experimental para los niños campesinos que no tienen la oportunidad de acceder a estos objetos de conocimiento.

Autores como Kafka, Gabriel García Márquez, León Tolstoi, Jairo Aníbal Niño dentro de otros, ya se están haciendo famosos en la vereda San Francisco del municipio.

Esta biblioteca experimental, ubicada en el sector de 'La Orqueta', también presta útiles escolares a los niños campesinos para que puedan hacer sus tareas, y poco a poco ha ido aumentando el número de libros, con colaboración de la familia Estévez Anáve y vecinos de la vereda.

"Las dificultades para los niños del campo y sus familias campesinas son muy amplias, a veces desde la ciudad no se ven, y por eso, nosotros ayudamos hasta con útiles escolares para que los más pequeños, estudien mejor", dijo en Caracol RadioAlejandra Estévez, la creadora de la biblioteca experimental de niños para niños campesinos en Cómbita.

Esta adolescente que ya es una líder escolar, le hace un llamado a los jóvenes de la ciudad:“a todos los jóvenes y a todas las personas que tienen acceso a un libro: no los destruyan, no los boten, no los quemen: regálenlos a quienes no tienen la oportunidad de acceder a ellos. Si en Colombia queremos generar un cambio, es importante que entendamos que necesitamos cultura, educación, que los jóvenes tengan razones para hablar de ciencia, de cultura, de química, de lo que sea, pero que tengan conocimiento para tener qué decir en una conversación, para construir el mundo que queremos”.

Esta idea seguramente, sembrará la semilla del amor por la lectura en niños campesinos que mañana, pueden ser un referente de impacto en conocimiento en Colombia.

Cargando