¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Judicial

En Manizales denuncian que joven murió quemado en una celda de castigo

El hecho habría ocurrido el sabádo 28 de julio en la cárcel La Picaleña de Ibagué

Interno que al parecer fue quemado en una celda de castigo de la cárcel Picaleña de Ibagué /

Familiares de Mateo Duque Zuluaga aseguran que el joven que pagaba una condena en la cárcel La Picaleña de Ibagué fue quemado en una celda de castigo en el penal.

Lilia Ester Zuluaga, hermana de la víctima, afirmó que la última llamada que recibió su mamá de Mateo fue el pasado viernes 27 de julio cuando el joven le aseguró que él y otros dos compañeros de celda estaban siendo maltratados por un guardián del Inpec del bloque 2 de mediana seguridad quien los gaseaba y arrojaba cosas a la celda por lo que si vida estaría corriendo peligro.

De acuerdo con la familia del joven de 24 años, de la cárcel de máxima seguridad de Ibagué no les han informado nada de lo sucedió el sábado 28 de julio cuando aseguran lo quemaron en una celda de castigo.

“Nos enteramos de lo que le había pasado a mi hermano porque recibí una llamada el martes 31 de julio a las 2:30pm de un investigador de la Sijin de Bogotá y me dijo que Mateo estaba muerto, con 80% de su cuerpo quemado”.

Lilia asegura que la información que recibió es que su hermano fue trasladado de Ibagué a Bogotá donde llegó a las 4 de la mañana con el 80% de su cuerpo quemado y falleció dos horas más tarde.

“El Inpec a nosotros no nos han reportado nada. No se han querido comunicar con nosotros. Esto no fue un accidente. A mi hermano lo quemaron allá en una celda de castigo donde no hay colchones ni hay nada”.

Ahora los familiares de Mateo Duque Zuluaga piden que su muerte no quede en la impunidad y que el Inpec responda por su traslado a Manizales.

“Estamos pidiendo que nos den la minuta de los últimos guardias que estuvieron de turno, que nos dejen ver las cámaras de seguridad que nos protejan a nosotros y a los dos compañeros de mi hermano para que no nos pase nada”.

Mateo fue trasladado hace dos años de la cárcel La Blanca de Manizales a La Picaleña de Ibagué y terminaba de pagar su condena a finales de este año.

Cargando