¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Lupa Regional

La paz coralina

Columna de opinión de Rafael Vergara Navarro

Presidente Santos, usted conoce lo estratégico que son los arrecifes coralinos y la amenaza climática y antrópica que recae sobre ese 1% de espacio oceánico mundial que, además de su belleza paisajística y servicios ambientales, aporta a la humanidad el 10% de frutos del mar que nos alimenta.

Por ello en el artículo 207 de su Plan de Desarrollo se determinó dar “protección a los ecosistemas de arrecifes de coral, manglares y praderas de pastos marinos, de todas las zonas marinas de jurisdicción nacional, definidos por el Atlas de Áreas Coralinas de Colombia, elaborado por el Invemar”.

Usted tiene que saber que en la bahía de Cartagena los vigorosos corales heroicos, vencedores de la contaminación y sedimentación, están amenazados por la ambición de la alianza público privada que, liderada por el Estado y los portuarios, pretende romper el arrecife y dragarlo para abrir una fraudulenta y ecocida variante del canal de acceso.

Biólogos nacionales y extranjeros, universidades, ciudadanos del mundo agrupados en Salvemos Varadero, líderes comunitarios y Quijotes, nos hemos opuesto a esa ilegal insensatez por violar el artículo 8 de la Constitución y, a sabiendas, el propio Estado “ignora” la existencia de una riqueza natural para favorecer un interés económico privado.

La Procuraduría General equilibró las cargas y la actitud de Parques Naturales dio luces, lo que condujo a que Invemar realizara un profundo estudio de Varadero y recomendara a Minambiente “avanzar con urgencia en la definición de estrategias de manejo y conservación del arrecife, entre ellas el aumento del tamaño del Área Marina Protegida de los Archipiélagos del Rosario y de San Bernardo (Resolución MAVDT 679 de 2005). Dejó claro que el arrecife Varadero debe pensarse como un todo.

Anla y el ministerio ya no pueden ignorar con la certificación de Invemar que Varadero es “una formación coralina con características particulares relacionadas con un buen desarrollo (grandes colonias masivas y alta cobertura de coral), alta biodiversidad (al menos 364 taxa) y un buen número de especies amenazadas (15) y de interés comercial (pargos, chernas, meros, jureles, cangrejo rey, caracoles, pulpos, langostas, entre otros)”.

En vez de validar un crimen de “lesa oceanidad” con un EIA falaz que justifique romper “un pedacito” del arrecife, deberían pensar en “las condiciones ambientales particulares del área y el hallazgo de nuevos registros de especies para el Caribe colombiano, resaltando la importancia de Varadero en términos de conservación y de interés para la ciencia”.

Si es que se necesita entrar más barcos háganlo por Bocagrande, porque el estudio del Invemar “aporta insumos claves para incluir el Arrecife de Varadero en el Atlas de Áreas Coralinas de Colombia, medida de conservación urgente teniendo en cuenta que el artículo 207” citado, ordena proteger los ecosistemas coralinos.

Presidente no se vaya sin ordenar la suspensión del EIA y la modificación de la licencia, firme la paz con la Naturaleza y sus corales heroicos de la Bahía de Cartagena.

Cargando