¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Restituyen predios a 40 familias víctimas del conflicto en Montes de María

Un total de 35 mujeres y 36 hombres a los que un día la guerra les arrebató el derecho a trabajar dignamente en sus tierras

Hondible, La Pita, Las Brisas, Mampuján, San Cayetano, Saltones de Mesa, Loma Central y El Salado son las veredas y corregimientos en donde 40 predios fueron adjudicados a igual número de familias, quienes debido a la presencia de las Farc y grupos paramilitares en sus territorios, fueron despojadas o se vieron obligadas a abandonar sus tierras para salvar sus vidas.

Un total de 900 hectáreas fueron entregadas a estas personas, con los títulos de propiedad que las acreditan como legítimos dueños de los predios en donde están implementando los proyectos productivos, financiados y acompañados por la Unidad de Restitución de Tierras (URT).

Un total de 35 mujeres y 36 hombres a los que un día la guerra les arrebató el derecho a trabajar dignamente en sus tierras, recibieron la restitución de sus predios de manera jurídica y material.

Aunque lamentables, resulta necesario recordar los hechos que llevaron a que estas personas abandonaran sus predios, animales, cosechas, amigos y todo aquello que conocían y habían construido en sus vidas.

Respecto al desplazamiento masivo de los habitantes de la vereda Hondible, este se debió a los hechos de violencia cometidos por paramilitares, ocurridos entre el 9 y 12 de marzo de 1999. En este lapso el grupo armado ilegal quemó un billar, colocó retenes, quemó un carro, secuestró a habitantes de Hondible y mató en total 6 campesinos.

Estos hechos y el recrudecimiento de la ofensiva paramilitar aumentaron los enfrentamientos con la guerrilla, asesinatos a campesinos ajenos al conflicto en la alta montaña de El Carmen de Bolívar y dieron lugar también al desplazamiento masivo de los pobladores de las veredas Loma Central y Saltones de Mesa.

El 14 de octubre del año 2000 las AUC perpetraron la masacre de Macayepo, lo cual también afectó directamente a los habitantes de la vereda La Pita, ocasionando su desplazamiento para huir del terror paramilitar, que dejó allí el saldo de 36 campesinos asesinados.

La noche del 10 de marzo del 2000, los paramilitares del Bloque Héroes de los Montes de María ingresaron a la vereda Las Brisas del corregimiento de San Cayetano que colinda con Mampuján y masacraron a 12 campesinos acusándolos de ser colaboradores de la guerrilla. En Mampuján, ordenaron a sus habitantes desplazarse inmediatamente, amenazándolos con que de no hacerlo les pasaría lo mismo que a los pobladores del Salado.

Y es que precisamente el mes anterior había ocurrido quizás la más cruel de las masacres paramilitares. En el corregimiento El Salado perdieron la vida 66 personas, entre el 16 y el 21 de febrero del 2000. Esta masacre es descrita por muchos de sus testigos como el “infierno en la tierra”, debido a las torturas y asesinatos a sangre fría que se cometieron contra hombres, mujeres y niños.

“Ante tan terribles crímenes, la política de restitución de tierras nace para llevar justicia al campo. Su implementación trae consigo la oportunidad de un nuevo comienzo para las víctimas. Trabajamos por la consolidación de la paz para que estos atroces hechos victimizantes jamás vuelvan a repetirse. Quienes padecieron la guerra en Bolívar y en toda Colombia, ahora ven materializada la esperanza de recuperar sus tierras jurídica y materialmente. La entrega de los títulos de propiedad significa mucho para la vida de estos campesinos que añoran poder trabajar tranquila y prósperamente en sus predios. A nosotros nos motiva para seguir trabajando y que sean muchos más quienes puedan volver en paz a sus tierras y escribir juntos una nueva historia para el país”, afirmó Claudia Correal, directora (e) de la Unidad de Restitución de Tierras en Bolívar.

Cargando