¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La agradable conversación de un robot con el alcalde de Medellín

En su visita a Medellín, invitó a los colombianos a pensar en grande y no temer a los errores.

Los chistes parecen estar fuera de órbita cuando de hablar con robots se trata. Y no es que estas conversaciones sean muy habituales, pero el alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez, en su constante curiosidad logró sostener, de manera unilateral, un agradable momento con la robot humanoide, Shopia, la primera en el mundo con 62 expresiones faciales y la única en tocar suelo suramericano.

Sophia visitó Medellín por ser esta la ciudad más innovadora de Colombia. Fue programada para responder seis preguntas y conversar con el mandatario local y el rector de la Universidad Pontificia Bolivariana, presbítero Julio Jairo Ceballos Sepúlveda.

En su estadía en la capital antioqueña ofreció una conferencia en la que hubo momentos en los cuales el mandatario Federico Gutiérrez se salía del libreto para restarle el carácter plano a esta jornada, y sumarle soltura y gracia a una experiencia de esta naturaleza.

El silencio de Sophia

A una de las preguntas hechas a la robot, Sophia no pudo responder y el silencio en el auditorio fue interrumpido por el alcalde cuando dijo: “Tranquila, Sophia, todos necesitamos pensar para responder”.

Claramente la humanoide no estaba pensando, solo no reconoció la pregunta.

Otro momento fuera del libreto fue cuando a Sophia el mandatario quiso entregarle el Paisa-porte, y depositarlo en el traje llevándose la sorpresa de que no tenía bolsillos, lo que lo llevó a pedirles a los encargados de su ropa de añadirle el bolsillo.

A propósito, el traje que vistió la robot en esta oportunidad fue diseñado por estudiantes de diseño de la Universidad Pontificia Bolivariana, UPB.

Sophia no tiene piernas, brazos sí; mueve las cejas y sonríe, mueve la nariz, tiene pecas, arrugas y acné. Sus pómulos son rosados, no tiene cabello, está maquillada y entre cables y circuitos reconoce a los humanos su superioridad.

A los colombianos les invitó pensar en grande y no temer a fallar.

Cargando