¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Fiscal agradeció labor de la alcaldía de Cartagena en Operación Vesta I

Cartagena: contra la esclavitud sexual

El trabajo articulado de la Fiscalía General de la Nación, la Policía Nacional y Migración Colombia, permitió la captura de 18 personas que estarían vinculadas a prácticas con menores de edad en sectores turísticos, la cooptación de niñas para ejercer la prostitución en Cartagena y en el extranjero, y al aberrante caso de un ‘depredador’ sexual que tatuaba a sus víctimas.

La explotación sexual de niñas y adolescentes, un fenómeno criminal que de acuerdo a los análisis del delito copó algunos de los lugares más emblemáticos de Cartagena y que se empieza a extender a varios barrios habitados por familias desplazadas e inmigrantes, recibió el mayor golpe investigativo y operativo que permitió identificar a las principales estructuras dedicadas a esta modalidad ilegal, ubicar a sus presuntos integrantes y detectar a sus contactos internacionales.

Sitios de afluencia alta de turistas en el centro histórico de Cartagena, como la Torre del Reloj y la Plaza de los Coches, fueron ocupados por jóvenes entre 14 y 17 años de edad, quienes habrían sido reclutadas por redes de proxenetas que les definieron rutinas y horarios, y las obligaron a ofrecer servicios sexuales a cambio de dinero. Verdaderas esclavas del Siglo XXI.

Las niñas identificadas como víctimas el marco de las tareas de investigación adelantadas, están siendo atendidas por el ICBF y la Policía de Infancia y Adolescencia para el restablecimiento de sus derechos vulnerados, en estricto seguimiento de lo previsto en la Ley de Infancia y Adolescencia, Ley 1098 de 2006.

A los barrios de Cartagena llegan personas que contactan niñas y mujeres jóvenes, les hacen ofrecimientos laborales en el extranjero, especialmente en las islas del Caribe, las ayudan con los trámites para obtener el pasaporte y otros requisitos y, al momento de viajar, les dan un supuesto auxilio en dólares para la manutención los primeros días.

Cuando las víctimas llegan al país en el que esperan trabajar, encuentran una realidad muy distinta, las despojan de sus documentos, las encierran y las explotan sexualmente.

Cargando