¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La guerra la condenó a años de insomnio que venció haciendo pijamas

Hace 8 años creó la empresa en donde emplea víctimas y madres solteras.

Alba Mery Noreña es una de las miles de víctimas que dejó la guerra con la Farc en Colombia, pero es probable que sea la única que está en Plaza Mayor, en la feria de moda más importante de Latinoamérica, exhibiendo sus creaciones.

Empieza contando una historia triste pero mientras avanza su relato y se detiene a mirar a su alrededor sus ojos azules se llenan de brillo transmitiendo plenitud.

Años atrás tuvo que salir desplazada del municipio de Granada porque la FARC disponía a su antojo de la vida de los ciudadanos... Llegó a Medellín con sus tres hijos, preocupaciones, preguntas y maletas. La incertidumbre trajo noches de desvelo, luego vendría el insomnio pero fue eso precisamente el detonante de su éxito y en par meses la paradoja, pasó de no dormir a diseñar pijamas.

Con la convicción de resurgir, sacó adelante su empresa y hoy, ocho años después, recoge los frutos de su tenacidad y perseverancia, sus pijamas llegan a todas las ciudades de Colombia y hasta a otros países.

"Veía la necesidad de las pijamas porque no me gustaba las que veía, pensé que debía haber otro producto que nos enalteciera y más en un momento tan difícil por el que estaba pasando. Pensé que había que resurgir con algo que valiera", cuenta doña Alba.

Haber vivido en carne propia los difíciles momentos por los que atraviesa un desplazado, doña Alba hoy en día mantiene su mano extendida para ayudar, da trabajo a quienes llegan, como ella, con ganas de resurgir, emplea a madres solteras, a víctimas de la guerra y también a quienes no lo son.

"Trato siempre de ayudar porque solo quien vive la situación comprende, yo trato de apoyar a las víctimas, a las madres solteras, a quien pueda", añadió.

Es la tercera vez que la señora trae sus pijamas a Colombiamoda y para ella basta con mirar donde está hoy para que sus ojos azules una vez más se llenen de plenitud.

Cargando