¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Sistema de salud colombiano

Al borde del colapso red hospitalaria de Tunja por cierre de Esimed

Trabajadores de clínicas y el único Hospital de Cuarto Nivel de Tunja aseguran que entraron en emergencia funcional.

Tras el cierre de la mayoría de los servicios de la clínica Esimed de Tunja, se desarrollan constantes protestas de médicos, mientras los trabajadores de la salud de las demás centros asistenciales, ya comienzan a verse alcanzados para atender el flujo de pacientes.

Lea también: Cierre de servicios en clínica Esimed de Tunja aumenta protestas de médicos

Cinco días llevan cerrados varios servicios de la clínica Esimed de Tunja para más de 70 mil pacientes de la Eps Medimas en la capital de Boyacá. La razón: la Secretaría de Salud tomó la medida sanitaria de cierre de los servicios de urgencias, unidad de cuidados intensivos,  hospitalización, farmacia, rayos x,  laboratorios, salas de cirugía y de partos dentro de otros, debido a que la clínica no cuenta con el stock suficiente para atender a sus pacientes, y se ha quedado sin suero, sin suturas, y hasta sin acetaminofén.

Aunque se emitió la alerta amarilla por el aumento del flujo de usuarios de la EPS Medimás que no pueden atenderse por el cierre de Esimed. El resto de clínicas como la de Medimás y el único Hospital de Cuarto Nivel de Tunja, San Rafael, tienen que asumir la atención de urgencias obligatoriamente, pero los trabajadores de la salud advierten que no dan abasto.

En Tunja las clínicas de tercer nivel son Mediláser y Esimed. Con el cierre de esta última, son miles los pacientes que tienen que acudir a los demás centros asistenciales, que incluso meses pasados han asegurado que su capacidad de atención y hospitalización está desbordada (es el caso del hospital San Rafael que incluso pasa constantemente de alerta verde a amarilla por esta situación).

Los anteriores son los centros asistenciales que realmente soportan la atención a la población de la ciudad y de varios municipios del departamento.

Varios trabajadores de la salud consultados por Caracol Radio coinciden en que “el Hospital San Rafael y Medilaser se han declarado en emergencia funcional, en este momento está todo colapsado y por eso se requiere que la clínica Esimed sea habilitada con todos sus servicios completos, por la cantidad de gente que necesita atención”.

Lea también: Protesta de médicos se tomó el desfile militar en Tunja

Aseguran que “en este momento Mediláser está con 7 horas de espera y el Hospital San  Rafael solamente está recibiendo urgencias vitales porque la EPS Medimás todavía le debe plata a dicho Hospital, y la gerencia al parecer habría dado la orden de que sólo se puede atender allí en el único centro de cuarto nivel este tipo de pacientes, pero es que fuera de eso, no dan abasto”.

Agregaron que “este colapso podría evitarse si Esimed remedia todo cuanto le ordenó la Secretaría de Salud para poder funcionar.

En las demás clínicas necesitan manos, necesitan médicos enfermeras y demás personal para atender a la gente, y nosotros acá parados, con todos los trabajadores calificados, sin poder atender por este cierre, exigimos que la clínica busque ya la forma de dar apertura”.

Con el cierre de los servicios en Esimed, no solamente sufren los usuarios, también los médicos, enfermeras y demás trabajadores administrativos de la clínica, quienes no paran de protestar pacíficamente para exigirle a las directivas nacionales de Esimed, que subsane las dificultades para que den reapertura al centro asistencial.

Hay que recordar que la decisión del cierre de servicios de la clínica Esimed de Tunja, obedece a los hallazgos encontrados por el equipo de Habilitación de la Dirección de Prestación de Servicios, quienes presentaron el informe ante las directivas de la EPS Medimás, la Clínica Esimed y el Secretario de Salud, sobre la situación que allí se evidencia.

Lea también: Medimás arranca plan de contingencia por cierre de clínica Esimed en Tunja

El secretario de Salud, Germán Francisco Pertuz González, indicó que los hallazgos que se expusieron en su momento a la Clínica, no fueron subsanados ni se tomaron las acciones correctivas correspondientes, siendo el principal incumplimiento el servicio farmacéutico, ya que no contaba con el stock suficiente de medicamentos ni con el proceso de unidosis, como lo dispone la normatividad  vigente, lo que pone en grave riesgo la seguridad del paciente, por lo que fue necesario tomar las medidas sanitarias.

La solución para la reapertura está en manos tanto del asegurador que es Medimás, como del prestador que es Esimed, según la autoridad de salud departamental, ya que estos “deberán solucionar los hallazgos en el menor tiempo posible, para que de esta manera la Secretaría de Salud pueda hacer una visita donde se evidencie el cumplimiento de los compromisos y solución de los hallazgos, que permitirá de manera inmediata reabrir estos servicios”.

El Secretario de Salud concluyó que “en estos momentos la apertura de los servicios depende única y exclusivamente de la gestión que haga la gerencia de la Clínica, para subsanar los hallazgos encontrados principalmente en el área de farmacia”.

Cargando