¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Termine el día bien informado con las 5 de CaracolLas noticias más importantes del día en Caracol Radio

Emotivo encuentro de Mina y Cuadrado con niños en Soledad

El evento fue programado por la alcaldía.

Con la sencillez que los caracteriza los jugadores Yerry Mina y Juan Guillermo Cuadrado, llegaron al municipio de Soledad a cumplir la cita que tenían con niños y jóvenes en la escuela de Policía Antonio Nariño.

En medio de la ovación que generó la presencia de las grandes estrellas, se inició el conversatorio para que Mina y Cuadrado le hablaran a los presentes de sus inicios y el camino que debieron recorrer para lograr lo que hoy son.

Después de elevar una oración al todopoderoso el jugador de la Juventus, de Italia recordó sus largas jornadas en la cancha ‘La Batea’ “allí imitaba las jugadas que hacían mis ídolos”.

Expreso que después de muchos sacrificios el fútbol le dio la esperanza de cambiar su vida y esperar un futuro mejor para su familia, “siempre creí en los sueños que Dios había puesto en mi corazón y luche fuertemente para tratar de conseguirlo”.

Cuadrado, también habló de la forma como fue criado por su progenitora y los valores y principios que le inculcó.

“Yo perdí a mi padre a los 4 años, pero tuve una mamá guerrera que siempre trataba de darme lo mejor aun no teniendo”

Con el saludo “buenos días mis panitas”, inicio el recuento de su vida como futbolista, el hijo de Guachené, Yerry Mina “recuerdo que yo jugaba en la sub-20 y recorría grandes trayectos para ahorrarle dinero a mi madre, porque yo no recibía nada y un día ella le pidió $50.000 a un primo, y yo como no tenía como darle me sentí muy mal y lloré mucho todo el día, pero eso me motivo a seguir adelante y al día siguiente me fui al equipo profesional ‘con papa y yuca’ pensando en mi mamá y allí me quede en el equipo”.

Finalmente el gran defensa perteneciente Barcelona Fútbol Club, Invitó a los niños a tener los pies firmes en la tierra y los ojos puestos en el creador.

 

Cargando