¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Seis millones de negocios en Colombia se financian con el “gota a gota”

El desembolso de microcréditos creció 3.1% en los 5 primeros meses de 2018 frente al mismo periodo de 2017.

Durante la instalación del 9° congreso de este gremio que reúne a 37 instituciones de este subsector financiero del país, Asomicrofinanzas, pidió al nuevo Gobierno acceso al Fondo de Microfinanzas Rurales para entidades no reguladas, procesos operativos de redescuento más simples, mejores telecomunicaciones, vías y seguridad para poder operar.

Durante el evento, Asomicrofinanzas hizo un llamado a Finagro para trabajar conjuntamente por los microempresarios.

ʺEn el propósito de mejorar las condiciones de los microempresarios colombianos, tanto del sector urbano como del rural, no podemos estar solos, es necesario simplificar los procesos operativos de redescuento tanto de Bancoldex como de Finagro que significan un alto costo para las microfinancieras; y, puntualmente, en el sector rural se requiere avanzar con Finagro en temas como el acceso al Fondo de Microfinanzas Rurales para entidades no reguladasʺ, señaló Miguel Ángel Charria Liévano, presidente del Consejo Directivo de Asomicrofinanzas, encargado de dar inicio a este encuentro anual que llegó a su novena versión.

Colombia es un país de microempresas, cerca del 90% del aparato productivo nacional se concentra en estos pequeños negocios que entregan grandes contribuciones a la economía del país y por eso el dirigente gremial hizo un llamado a sumar esfuerzos entre los sectores público y privado con el fin de convertir las microfinanzas en una herramienta real, en pro de apoyar el desarrollo de los 10,4 millones de microempresas o negocios por cuenta propia existentes en Colombia, de los cuales 6 millones siguen teniendo como única alternativa de financiación el “gota a gota”.

Así mismo destacó que la industria microfinanciera cada día toma más importancia en la vida de los millones de colombianos excluidos por sus condiciones económicas, sociales o geográficas a quienes las oportunidades de progreso se les presentaban limitadas, son ya 3,3 millones de personas las que cuentan con un microcrédito vigente, de los cuales cerca de 3 millones han sido otorgados por entidades que hacemos parte de Asomicrofinanzas: el avance ha sido significativo”, agregó Charria Liévano.

De otra parte, destacó que la contribución del sector microfinanciero va más allá. “Desde el punto de vista social hemos evidenciado que el acceso a los productos y servicios financieros, a programas de educación y asesoría técnica que se ofrecen desde las entidades microfinancieras contribuyen al mejoramiento de la calidad de vida de estos empresarios y sus familias, a la disminución de la pobreza y al desarrollo de sus comunidades”.

Finalmente, pidió al nuevo Gobierno no desfallecer en la búsqueda de garantizar unas condiciones mínimas de conectividad en telecomunicaciones, en donde hay avances pero aún queda un largo camino por recorrer. Caso similar ocurre si se tiene una mejor infraestructura en vías secundarias y terciarias para reducir los precios de transporte y comercialización de productos.

“El tema más relevante actualmente, según Asomicrofinanzas, es mejorar las condiciones de seguridad que en algunas zonas se ha venido deteriorando, lo que limita la gestión de las entidades microfinancieras”, enfatizó Charria Liévano.

Por último, en nombre del gremio, el también presidente de Bancamia, invitó al Gobierno, al sector privado y a todo el aparato productivo nacional a trabajar en equipo y mirar a las microempresas como importantes dinamizadoras de desarrollo económico, para que en la construcción de la estrategia de competitividad nacional se les dé un tratamiento que acompañe sus realidades, brindando estímulos y recursos para inversión en su tecnificación, acompañado de un manejo especial a las entidades que facilitan el progreso de los microempresarios y que cumplen con esta actividad de ofrecer oportunidades y llegar hasta donde nos necesitan los colombianos de menores recursos.

Destacó que del conjunto de entidades analizadas por Asomicrofinanzas el monto total de desembolsos entre enero y mayo de 2018, es de $2,87 billones, lo cual se traduce en un incremento de 3,1% frente al mismo periodo del año anterior. El número de microcréditos desembolsados alcanzó los $ 841.310 millones.

También resaltó que el microcrédito promedio para el acumulado a mayo de este año creció en 9,1% pasando de $ 4,2 millones en 2017 a $ 4,6 millones en 2018. El número de clientes es: 2,89 millones en los 1102 municipios colombianos.

De igual forma subrayó que el desembolso de microcréditos creció 3.1% en los 5 primeros meses de 2018 frente al mismo periodo de 2017. El monto acumulado de desembolsos para mayo de 2018, es el más alto para el mismo mes de los últimos cuatro años.

Cargando