¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Crimen organizado

Cayeron 16 jíbaros que delinquían en universidades y colegios de Tunja

Las autoridades interceptaron llamadas telefónicas durante 6 meses para lograr sus capturas.

La Policía Metropolitana de Tunja y la Fiscalía General de la Nación, llevaron a cabo la Operación Auriga, enfocada a la desarticulación de un grupo de delincuencia común organizada dedicado al tráfico local de estupefacientes.

“En este sentido, con actividades investigativas especializadas, simultáneas y contundentes, se desplegó la operación dinamizando informaciones y controles ejecutados durante seis meses en la ciudad de Tunja, donde se identificaron 16 personas entre ellas 4 menores, dedicadas a este tipo de afectación a la convivencia y seguridad ciudadana, y las cuales fueron capturadas y aprehendidas tanto en Tunja como en Ibagué”, dijo en Caracol Radio el comandante de la policía metropolitana de Tunja coronel Carlos Fernando Triana.

Lea también: Alias 'Reinel' será recluido en la cárcel de Cómbita en Boyacá

El origen de este grupo delincuencial conocido como 'Los Panda', se empezó a configurar a finales de 2017, donde su actual cabecilla identificado como Albert Hernández alias “Albert”, percibió ciertos espacios que fueron dejados por anteriores estructuras  criminales desarticuladas en el último trimestre del pasado año, engrosando progresivamente el número de sus integrantes reclutando otros reincidentes en el delito, al punto de llegar a la instrumentalización de menores de edad dentro de esta dinámica ilícita.

Cabe mencionar que esta estructura particularmente poseía diversos vínculos familiares y sentimentales entre varios de sus integrantes, que les habría permitido organizarse tanto en funciones  específicas, como en el diseño de los mecanismos de obtención de clientes como de la misma comercialización de las drogas ilícitas.

Lea también: Mincultura invertirá más de 500 millones para proteger el Puente de Boyacá

El objetivo de “Los Panda”, no solo se enfocaba en la comercialización y distribución de los estupefacientes con habituales consumidores, sino que a su vez, diseñaban estrategias para promocionar, inducir y fomentar el consumo de drogas en nuevas personas, especialmente con menores de edad, concentrando estas intenciones en inmediaciones de algunos entornos escolares y universitarios, además de parques localizados en sus zonas de injerencia.

Precisamente los sectores más afectados por “Los Panda” en Tunja, eran el centro histórico, además de los barrios El Bosque, Patriotas, La Fuente, El Carmen, Bello Horizonte, Mirador Escandinavo, El Paraíso, Ricaurte, Aquimin, El Triunfo, El Libertador, inmediaciones del actual Terminal de Transportes, además de la Cárcel de Mediana Seguridad El Barne en Cómbita.

Si bien en algunos de estos sectores tenían establecidas viviendas para el almacenamiento y adecuación de las dosis personales, estos individuos comercializaban las sustancias a través de la modalidad de domicilio, coordinando estas actividades esencialmente a través de llamadas telefónicas y comunicaciones por redes sociales (WhatsApp) con mensajes cifrados, con un elaborado y cuidadoso control y verificación de los contactos incorporados en estas comunicaciones y diversificando los puntos de encuentro y transacción.

Lea también: Profesores del Norte de Boyacá huyeron amenazados supuestamente por el ELN

Las investigaciones y actividades de campo, permitieron interceptar estas comunicaciones cifradas contribuyendo tanto a los procesos de identificación de sus integrantes como de su modus operandi, desencadenando finalmente en los siguientes resultados operativos: 10 capturas por los delitos de fabricación, porte y tráfico de estupefacientes, además de concierto para delinquir, 2 notificaciones por vínculos de dos internos en la Cárcel de Mediana Seguridad El Barne en Cómbita, 4 menores de edad aprehendidos por los mismos delitos, 1 arma de fuego incautada, 6.000 dosis personales de marihuana, 1.500 dosis de bazuco y 800 de base de coca y dinero en efectivo producto de la actividad delictiva.

Estos resultados fueron materializados a través de 5 diligencias de registro y allanamiento en diversos sectores de Tunja, con una acción adicional en la ciudad de Ibagué. En Tunja particularmente se presentó que dos de los integrantes de la estructura delincuencial, al detectar la presencia policial y del CTI, donde vieron que era inminente su captura, dispusieron de un cerco compuesto por un grupo de caninos de raza pitbull, que finalmente no impidieron concretar la acción operativa.

De este grupo delincuencial desarticulado, llama la atención su cabecilla Albert Hernández, de 36 años de edad y residente en Tunja, que posee una trayectoria criminal referenciada de más de 12 años, siendo capturado en 10 oportunidades y condenado en 5 ocasiones por los delitos de hurto agravado, lesiones personales y fabricación,  porte y tráfico de estupefacientes, acumulando más de 20 antecedentes delictivos, donde además ha es
tado vinculado anteriormente con grupos delincuenciales dedicados al hurto en todas sus modalidades, también como cabecilla o través del denominado “outsourcing criminal”.

Lea también: Contratista del censo del Dane no les pagó a trabajadores en Boyacá

Precisamente por su trayectoria delictiva, alias “Albert”, tenía la capacidad de contactar a reincidentes del delito con igual o más experiencia y antecedentes criminales, que le permitían dinamizar con mayor exactitud y clandestinidad el tráfico de los estupefacientes, dos de estos en condición actual de internos de la Cárcel El Barne, quienes también cuentan con 13 antecedentes y cursan penas cada uno de ellos por estos mismos delitos referenciados.

Finalmente cabe resaltar que con este resultado, se sacan de circulación 28.000 dosis mensuales de marihuana, perico, bazuco y drogas sintéticas en Tunja y que les permitía a estos delincuentes obtener ganancias superiores a los 200 millones de pesos cada mes, producto de esta renta criminal.

Adicionalmente se evita la incursión del mercado de la denominada marihuana sintética, estupefaciente que estaban promocionado e induciendo a través de consumidores habituales focalizando también estas intenciones en la población estudiantil y universitaria.

Cargando