¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Lluvias retrasan la reparación del gasoducto de TGI en Boyacá

Un tubo de 20 pulgadas explotó hace 33 horas y tiene sin gas vehicular, industrial y domiciliario a un gran porcentaje del centro del país.

El derrumbe ocasionado por las lluvias torrenciales en la vereda Aguablanca del municipio de Páez, en Boyacá, que afectó el gasoducto Cusiana - Vasconia de la empresa TGI, persiste en la zona.

Este gasoducto que transporta gas natural desde los campos de Cusiana y Cupiagua, en Casanare, hacia el interior del país, sigue averiado tras la explosión que sufrió en la madrugada de este miércoles, y tiene paralizado el servicio de gas para varios sectores de Bogotá, Medellín, Bucaramanga, una gran parte de Boyacá y el interior del país, el Eje cafetero y el Piedemonte Llanero.

Pese a que más de un centenar de personas entre técnicos de TGI, fuerza publica y organismos de socorro ya hicieron su alistamiento, no han podido movilizarse ni han podido ingresar la maquinaria amarilla para realizar la excavación de al menos 6 metros, necesaria para liberar el tubo y soldar la ruptura, debido a que la alta nubosidad y las fuertes lluvias continúan.

Además se tuvo que suspender el apoyo helicoportado por las condiciones atmosféricas.

“Trabajamos de manera coordinada con el gobierno nacional, con los comités técnicos, las distribuidoras de cada una de las regiones con las que tenemos una relación comercial; las autoridades locales también nos ha brindado su apoyo para superar la emergencia y esperamos que las condiciones climáticas mejoren para poder reparar la ruptura del tubo”, explicó Jaime Orjuela, el presidente de la TGI.

Para el Consejo Departamental de Gestión de Gestión del Riesgo, la empresa TGI debe implementar medidas de conocimiento y reducción del riesgo, así como de planes de contingencia enfocados en proteger a las comunidades de ese tipo de eventos, ya que es su obligación legal.

Cargando