¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Ciclovía inconclusa a punto de convertirse en elefante blanco en Boyacá

Campesinos protestaron por la obra que está abandonada en el corredor industrial del departamento por donde transitan vehículos de 3 multinacionales.

En un posible ‘Elefante Blanco’ de aproximadamente 8.600 millones de pesos estaría a punto de convertirse la Ciclovía Chámeza-Nazareth, dos veredas de gran importancia en el municipio de Nobsa.

La Ciclovía fue pensada para beneficiar el transito seguro de alrededor de 8.000 habitantes en medio del corredor industrial más importante de Boyacá, por donde se mueven a diario más de 500 vehículos de carga pesada de las multinacionales Argos, Holcim Y Acerías Paz de Rio.

Fue contratada desde octubre del 2015, una obra cuyo cronograma estableció que se entregaría durante 12 meses, pero 3 años después, está abandonada.

“Vino el contratista y rompió el alcantarillado, rompió escenarios deportivos e hizo una cantidad de daños que dejó a la intemperie, pero no obstante, abandonaron todo el material de construcción; mientras tanto, la Ciclovía no va ni en el 50% del avance, y lleva más de 4 meses inerme. Lo que más nos preocupa, es que esta obra es necesaria y de gran impacto para la población fija y flotante, la reclamamos porque aparte de ser una forma de aportarle al medio ambiente, también reduce la accidentalidad y protege a nuestros campesinos de la zona”, sostuvo el presidente de junta de Acción Comunal, Gerardo Acevedo.

Por eso hoy cientos de campesinos protestaron sobre la vía y se tomaron la alcaldía de Nobsa exigiendo que el gobierno de Boyacá y la alcaldía, obliguen a que el contratista les cumpla.

“Estamos aportas de que se termine una gobernación más, y no vemos la oportunidad de tener esta obra finalizada. Estamos en el triángulo de tres de las multinacionales más grandes que explotan nuestros recursos en Boyacá, y vemos con mucho pesar que esos 8.600 millones de pesos, no se usen para lo que se dijo, dineros de los boyacenses que no queremos que se envolaten como sucedido con otros proyectos, es decir, no queremos que este sea un nuevo Elefante Blanco”, señaló el líder de la comunidad.

Además, el contratista Consorcio vial Sugamuxi 2015, habría contratado mano de obra del municipio a la cual también le están debiendo salarios.

El gobernador asegura que no es una obra de su gobierno

“Se trata de un contrato firmado por la anterior administración. Fue una obra terriblemente planeada, y un contratista desobligante con la obra. Esta obra tiene todos los problemas de regalías como todas las obras que recibimos, y ha sido traumático arreglar ese problema", dijo en Caracol Radio el mandatario de los boyacenses Carlos Andrés Amaya.

Agregó que "no es responsabilidad de este gobierno, pero igual nos ponemos al frente, porque a mi gobierno le ha tocado ponerse a cazar elefantes. La comunidad tiene razón, estamos frente a un contratista que irresponsablemente no responde pese a que hemos agotado todo para que cumpla”.

Señaló que ante la negligencia del contratista, iniciaron un proceso sancionatorio de 386 millones de pesos, una multa que ya se le impuso al contratista, “quien no solo no le paga a sus trabajadores, sino que no cumple con la contracción, y la gente tiene razón. Pero acá tenemos que aclarar de nuevo que no es un problema causado en nuestra administración”, reiteró el gobernador.

Pero si el contratista continúa incumpliendo, se iniciará la liquidación del contrato para liberar los recursos. “Esa es la única salida jurídica que tenemos para iniciar otro proceso contractual para poder resolver ese problema”, sostuvo Amaya.

Este miércoles 13 de junio, el secretario se infraestructura del departamento Jhon Carrero llegará por orden del gobernador hasta Nobsa para reunirse con la comunidad, para explicarles la realidad del proyecto.

Sin embargo, los habitantes de Nazareth y Chámeza aseguran que se tomarán la gobernación el mismo día para rechazar la parálisis del proyecto.

El gobernador insiste en que es “un problema que se nos sale de las manos porque cuando hay un contrato tan mal ejecutado al contratista tan mal planeado no es tan fácil arreglarlo y no tiene que ver con que este gobierno no quiera sacarlo adelante. Las obras de Nobsa que dejó el anterior gobierno, todas tienen inconvenientes graves, y lo que hemos hecho es trabajar para arreglar las cosas en el camino”.

Amaya espera estar en un término máximo de 15 días con los ciudadanos de esa localidad para presentarles una salida a esta obra inconclusa.

Cargando