¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

CAFETEROS

"Este año todo está negativo para el café"

En Risaralda la producción de café está tan baja que no hay necesidad de traer mano de obra de otras zonas y la local sobra para la recolección.

“Realmente este año ha sido crítico”. Así empieza Luis Miguel Ramírez, presidente del Comité Departamental de Cafeteros, la descripción sobre la actual crisis en Risaralda, de la producción de café durante los primeros cinco meses de este año.

Comparó el momento actual con la crisis que se vivió en el 2013 cuando los caficultores abandonaron los cafetales para irse a las carreteras y protagonizar un prolongado paro cafetero.

El directivo explicó que la temporada invernal de los últimos meses afectado severamente la producción del grano y ha disminuido la traviesa. También se refirió al precio internacional que tiene picos muy bajos. En este momento hay un precio promedio de 1.18 dólares por libra mientras que en el 2017 fue de 1.40 por libra. “Todo está negativo para el café”, exclamó el presidente del Comité Departamental.

La baja producción durante el primer semestre tampoco ayudó a jalonar el empleo. Explicó Ramírez que la producción ha sido tan baja que no han visto la necesidad de traer recolectores de otras regiones del país y que por el contrario en Risaralda está sobrando la mano de obra. “Hay municipios dónde ni siquiera hay trabajo para los recolectores propios de esas zonas”.

Risaralda en el primer semestre del año cafetero produce el 30% del total de sacos que produce en todo el año, pero según Ramírez este año la producción está entre el 15% y 20%, es decir apenas pasa por la mitad de la producción menor que es en los primeros meses del año.

De cara a la producción del segundo semestre el directivo cafetero dijo que esperan que en la cosecha fuerte tengan un punto de equilibrio y puedan producir las 5 millones de arrobas que por lo general produce anualmente Risaralda, sin embargo el panorama no es muy promisorio, pues las actuales lluvias van a afectar la producción de la segunda mitad del 2018 y además se espera que en agosto haya otra temporada fuerte de lluvias, lo cual no favorece para nada la producción cafetera en esta zona y en el resto del país.

Cargando