El caimán tiene quien lo cuide

18 hombres que se dedicaban a cazar caimanes y tortugas, ahora son protectores de estas especies.

Caracol Radio. / Caracol Radio

Los conocía como a la palma de sus manos. Tenía el conocimiento que le habían enseñado sus abuelos para llegar al lugar exacto donde dejaban los huevos caimanes y tortugas. Era un curtido cazador de la ciénaga.

Hace 14 años dejó de cazarlos, y su vida ha dado un giro completo. Hoy nos recibió en el sitio donde resguardan babillas, caimanes y tortugas, mientras crecen y pueden ser liberados.

Se llama Belisario Yanes, hace parte del grupo de 18 cazadores que se han convertido en defensores de las especies en peligro en la zona de San Antero en Córdoba. Belisario nos cuenta que dejó de cazar los caimanes, además para cambiar esa vida de pobrezas y zozobra en las noches.

Con las manos con las que antes acababa la vida, ahora levanta, acaricia y habla con orgullo de la piel suave de los caimanes pequeños que cuida.

Luego nos lleva a otro sitio donde hay muchos, más grandes, incluso uno de cuatro metros. Nos relata que ha liberado con sus compañeros más de 7500 caimanes cuando alcanzan el tiempo para defenderse.

Belisario Yanes aclara que no es empleado del gobierno ni de ninguna empresa. Que reciben un pago semanal de 150 mil pesos cuando le toca el turno de cuidar a los animales. Vive de lo que los turistas y visitantes le dejan por servir de guía y contar los secretos que conoce de las tortugas y caimanes.

La sabiduría brota en sus palabras sencillas. Belisario, tal vez no lo sabe, pero es un héroe anónimo que cambio la muerte por la vida, dice que ahora le tiene cariño a las caimanes y duerme en paz, a orillas de la ciénaga.