¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Viaje al corazón del caribe

Más de 120 especies son víctimas de tráfico animal en el Cesar

Este es un mal con impactos incalculables para los ecosistemas en ese departamento

El tráfico ilegal de animales es un mal que ha ganado espacio en las subregiones del Cesar. Desde las guacamayas, loros y monos, hasta tigrillos, son objeto de estas redes ilegales que atentan con las especies de montaña y bosques secos, como lo advierte Edgar Patiño, director de la red de fauna y flora de ese departamento.

“Esto se ve reflejado mucho en la venta de animales en las carreteras, aquellos que son capturados para vender su carne en restaurantes, o de los que se extraen sus pieles”, señala Patiño.

Por esto, en el Centro de Atención de Flora y Fauna que dirige se rehabilitan a las especies víctimas de tráfico ilegal y también aquellas que son objeto de tenencia, es decir que han sido mascotas en viviendas.

El daño que también genera el consumo de animales como conejo, iguana o hicotea por tradición, es de gran magnitud.

“Hay picos de consumo de ‘carne de monte’ como le llaman. Por ejemplo en diciembre se aumenta la caza de iguana o en Semana Santa la hicotea es muy consumida”, expresa.

Corpocesar ha identificado al menos 126 especies víctimas de tráfico o que han sido mascotas en viviendas poniendo en riesgo los ecosistemas.

El experto considera que en el departamento se hace muy poco control a este delito, por lo que recientemente se creó un Comité Interinstitucional para buscar la disminución de este delito.

“Esperamos que a finalizar este año baje ostensiblemente el tráfico de animales porque realmente no conocemos el volumen exacto pero es muy grande”, agrega Patiño.

Cargando