Vivarium de Cartagena, un parque con verdadera experiencia de conservación

Este parque temático reúne más de 600 ejemplares de varias especies.

En este lugar se encuentra una cantidad notable de invertebrados, anfibios, reptiles y peces. / Caracol Radio

Vivarium de Cartagena, un parque con verdadera experiencia de conservación ambiental

A 25 minutos de Cartagena, entre los corregimientos de Pontezuela y Bayunca, se encuentra el parque temático "Vivarium". un espacio de contacto directo con la naturaleza, con la flora y fauna del bosque seco tropical, y con la especialidad del lugar: los cocodrilos y caimanes, estos últimos comúnmente conocidos como babillas en la Costa Caribe.

Sergio Medrano es biólogo y líder de esta iniciativa, que reúne más de 600 ejemplares de varias especies. Define este lugar como "un lugar de vida, es un sitio donde tú haces el manejo y mantenimiento de ciertas especies de animales, conservando unas características ambientales óptimas para que ellos puedan estar en comfort y reproducirse sin ningún problema".

En el Vivarium de Cartagena se encuentra una cantidad notable de invertebrados, anfibios, reptiles y peces, "no hay mamíferos ni aves, nos diferenciamos de los zoológicos en ese sentido, básicamente es un sitio de conservación de las especies que tienen cabida".

Para Medrano, el lugar es único en Colombia y el Mundo, pues se preocupa por enseñar sobre los animales, pero al mismo tiempo con una perspectiva evolutiva, con muestras artísticas sobre animales desde el período cámbrico (hace 540 millones de años) hasta nuestros días.

El Vivarium inicia con muestras de invertebrados, insectos, arácnidos y peces, y se hace un camino de evolución con todas las epecies presentes hasta terminar con la era de los reptiles, "contamos un poco la historia de los cocodrilos, de los dinosaurios, de las aves y tenemos una representación pequeña de cómo funciona un zoocriadero de cocodrilos", explica medrano.

En el recorrido es posible interactuar directamente con tortugas, caimanes y los mismos cocodrilos en donde se pueden incluso alimentar con todas las medidas de seguridad.

El Caribe y sus particularidades no son ajenas a este lugar, tal vez el Caribe sea el único lugar del mundo en donde le invierten el nombre a unos animales de la misma especie. Aquí se le dice caimanes a los cocodrilos, y a los caimanes se les dice babillas, pues esa diferencia queda clara una vez se recorre el Vivarium.

"Es una confusión de términos, el caimán aguja que conocemos en las aguas del río Magdalena realmente es un cocodrilo, y la babilla realmente corresponde a un caimán. Nosotros le explicamos a la gente cómo funciona la diferencia entre un caimán y un cocodrilo, su biología, sus técnicas de cacería", señala Medrano.

En medio del paseo está la historia de Marcos García, un joven de origen Zenú que nació en Arjona, Bolívar, y con un talento natural para hacer esculturas casi que en cualquier material. Nunca pasó por una universidad, pero es capaz de plasmar complejas estructuras como tortugas, fósiles de cocodrilo y criaturas prehistóricas en materiales como yeso y concreto.

Vivarium, sitio recomendado por la eco expedición Viaje al Corazón del Caribe como una auténtica experiencia de conservación animal.