¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Libre cabecilla del ELN por presunto mal procedimiento

El guerrillero estuvo involucrado en la muerte de policías y atentados contra la infraestructura petrolera. Otras 3 personas también quedaron libres.

En Socotá, Boyacá, el Ejército capturó a Tito Torres Romero alias “Puramente”, “Boyaco” o “Veneco”, cabecilla de la comisión Ramírez perteneciente al frente de guerra José David Suarez del Eln.

Caracol Radio conoció en primicia que un aparente error de procedimiento del Ejército obligó a que el fiscal 22 delegado ante el Gaula, solicitara la ilegalidad de las capturas, teniendo en cuenta el derecho de habeas corpus, y ajustándose a la Constitución y a la ley.

Como consecuencia, una juez de control de garantías de Sogamoso, ordenó la libertad inmediata de los presuntos guerrilleros, y la devolución de un dinero que se le encontró a la mujer capturada.

El error del ejército habría estado en haber presentado a los capturados ante la Policía Judicial CTI Gaula y ante el Fiscal Gaula, fuera del término que dice la Ley, que son exactamente 36 horas tras la captura.

En este caso el ejército se habría demorado 38 horas en efectuar la entrega de los sujetos, sin justificaciones de peso.

Torres Romero tiene 20 años en esa guerrilla, se encargaba presuntamente de extorsionar en el centro oriente colombiano, reclutar niños para el ELN, cuidar secuestrados, participó en masacres como la de Chitagá, donde asesinaron a 11 militares, y adelantó hostigamientos contra la policía, dentro de otros actos violentos y delincuenciales.

En el operativo también capturaron a 3 personas más: otro guerrillero, y un hombre y una mujer cuyo vínculo con el Eln está por establecerse.

De acuerdo con la ley, una vez el Ejército (que no tiene funciones de policía judicial) efectúa sus capturas, deben poner a sus detenidos a disposición inmediata a la policía judicial más cercana al lugar de la captura.

En este caso, debió ser en el municipio de Socha (Boyacá), situación que no se habría efectuado, y que habría dilatado la entrega de los capturados, y el consecuente vencimiento del tiempo estipulado para su entrega ante las autoridades competentes.

Por su parte, el comandante de la Primera Brigada del Ejército Nacional, coronel Omar Zapata Herrera, aseguró en Caracol Radio que "las capturas se hicieron en zona rural y en terreno montañoso, lo que obligaba a hacer el traslado de los capturados por vía aérea. Sin embargo, las condiciones climáticas nos retrasaron; esperamos y cuando definitivamente los fenómenos meteorológicos nos imposibilitaron el desplazamiento aéreo, decidimos hacerlo por tierra, pero el tiempo no estuvo a nuestro favor, y se nos cayó la captura lamentable e injustamente. Eso lo explicamos al Fiscal del caso, quien no lo tomó del todo en cuenta, y la juez de control de garantías tomó la decisión de dejarlos libres. Nuestro compromiso siempre ha sido dar golpes contundentes contra estos bandidos, por eso, nos duele que esto haya ocurrido". 

Aunque los presuntos guerrilleros ya gozan de libertad, siguen vinculados al proceso investigativo en su contra por porte ilegal de armas de uso privativo de las Fuerzas Militares dentro de otros delitos.

Por el error, habría indagaciones dentro del Ejército Nacional, que podrían resultar en drásticas sanciones para los responsables.

Cargando