¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Escándalo político en Boyacá

No me la voy a dejar seguir montando de politiqueros: gobernador de Boyacá

Tras el escándalo por supuestos sobrecostos para amoblar su casa privada, Amaya dijo que se mudará para dar asilo a mujeres maltratadas y campesinos.

El gobernador Carlos Amaya aseguró en la mañana de este lunes 23 de abril que “se mamó” de quienes lo señalan de corrupto y de derrochar los recursos de los boyacenses.

La controversia se generó al conocerse un informe preliminar que adelanta la Contraloría General de Boyacá, en un contrato firmado el 16 de marzo de 2016 por un valor total de $68.408.860, donde cuestionan supuestos sobrecostos para amoblar la casa privada del gobernador de Boyacá Carlos Amaya, denominada desde los años 70 cuando fue construída para hospedar al gobernador de turno, ‘Hacienda Santa Inés’.

En el informe de auditoría de dicho contrato de mínima cuantía, (que se hace rutinariamente a las instituciones públicas del orden municipal, departamental y nacional), la Contraloría cuestionó a la gobernación por aparentemente haberse gastado más de 40 millones de pesos en un mobiliario que al parecer costaba apenas 18 millones, situación que busca esclarecerse.

Dicha información generó una lluvia de suspicacias y críticas contra el gobernador Amaya, quien aseguró que “el estudio de mercado, obligatorio en este tipo de contratación de mínima cuantía se realizó conforme lo establece la ley, tal y como lo evidencian los documentos de estudios previos”, y apeló a que su gobierno ha sido mucho más austero que los anteriores.

Con documentos en mano, Amaya explicó por qué la adquisición del mobiliario para su casa privada en Tunja, no tiene sobrecostos ni fue obtenido con precios excesivos, de forma ostentosa y excéntrica, y mucho menos, según él, pasando por encima de los recursos públicos de los boyacenses.

Expuso una vez más que se trata de adquisiciones bajo licitaciones públicas y presentó cada una de las cotizaciones que corroboran cada elemento comprado en el 2016 para dicha vivienda, e incluso, hizo público un ejercicio comparativo entre el mobiliario adquirido bajo su gobierno, y lo comprado para la misma casa por gobernadores anteriores.

Pero la fuerte controversia que ha cuestionado el gasto del mandatario, este decidió en las últimas horas que se mudará a su antigua casa ubicada en el barrio Santa Inés de Tunja, y que cederá las instalaciones de la casa privada del Gobernador, para que sea usada por las mujeres víctimas de la violencia, y como casa de paso para los campesinos que vienen de los municipios más lejanos de Boyacá, a enfrentar dificultades de salud propias o de sus familiares.

“El mensaje es contundente, la casa dejará de llamarse la casa privada del gobernador de Boyacá, para llamarse Casa Matilde Anaray, en honor a la heroína que de 13 años en Socha, mi tierra, lideró un grupo de ‘Sochanos’ que le entregaron sus ropas al ejército libertador, para que sus soldados pudieran cubrirse del frío que tenían al haber atravesado el páramo de Pisba el 4 de julio de 1819”.

Tentativamente para el mes de julio de 2018, se espera que la casa del gobernador esté lista para este nuevo proyecto. Así mismo, la Casa Matilde Anaray contará ahora con un equipo sicosocial para atender y orientar a las mujeres víctimas de la violencia y garantizar el hospedaje a campesinos que por motivos mayores deban pernoctar en Tunja.

“Entrego lo que tengo por derecho como gobernador, para que los más humildes lo usen. Hago esto porque era lo que quería hacer desde el 2016 cuando inicié este gobierno, yo no quería vivir en la hacienda Santa Inés, quería vivir en mi casa, la cual sigo pagando mensualmente, pero me dijeron que si no venía a vivir acá, podría incurrir en detrimento patrimonial; hoy decido irme, para enviarles un mensaje a esos politiqueros, porque estoy seguro que es lo correcto y es un nuevo tiempo de mi gobierno”.

“Y no me voy la voy dejar seguir montando de los politiqueros de siempre tradicionales del departamento que han querido asustarme, acobardarme y desconcentrarme, al contrario hoy me levanto con mayor autoridad porque a mi no me pusieron ellos sino los boyacenses. Voy a seguir gobernando, de frente y sin tapujos, no me va a temblar la voz para decirle a esos politiqueros que son unos sínicos descarados haciéndome pasar por corrupto por un supuesto sobrecosto de 20 millones de pesos cuando ellos se han robado la cantidad de planta que no está escruta ni que nos las imaginamos nosotros, aquí yo no me he robado un peso”, sostuvo enérgicamente el gobernador.

De esta forma Amaya fue contundente contra sus contradictores: “me mamé de la diplomacia y de los políticos tradicionales; ya no me voy a quedar callado”.
Al tiempo, el mandatario de los boyacenses señaló que por influencia de sus opositores a quienes calificó como ‘politiqueros’, no han podido entregar buses escolares para los niños.

Como reacción anuncio que en el próximo miércoles comenzará a entregar los más de 70 buses nuevos con destino a escuelas del campo que por orden de la procuraduría deben estar parqueados hasta que finalice la ley de garantías, mientras los niños de las veredas deben caminar hasta 4 horas para llegar a estudiar.

“Entregaré los buses así me señalen, porque estoy seguro que no estoy obrando de mala fe, ni haciendo nada ilegal, los niños tienen que tener asegurado su transporte, eso es garantías para educar, lo haré hasta donde me llegue la ley, porque son ellos, los politiqueros tradicionales los que no dejan avanzar al departamento, y que los más necesitados tengan asistencia”, concluyó el gobernador Amaya.

Cargando