¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Alcalde da informe de cómo encontró Cartagena cuando llegó hace 8 meses

Londoño Zurek, alcalde electo de la ciudad, expuso al detalle, durante su intervención en el Congreso Nacional de Municipios 2018

El alcalde de Cartagena, Sergio Londoño Zurek, durante su intervención en el Congreso Nacional de Municipios hizo un detallado informe de cómo encontró Cartagena cuando llegó a ocupar el cargo hace ocho meses, y que acciones desarrolló para lograr sacarla de la crisis en la que la encontró.
El mandatario fue enfático en señalar que la desidia permite la corrupción y que la misma clase política se perpetúe.
“La desidia permite la corrupción, permite que se perpetúe en el poder la misma clase política”: Alcalde Londoño Zurek.

“Llegué a esta ciudad en su crisis más profunda hace 8 meses, donde toda su institucionalidad político administrativa, elegida por voto popular estaba sumida en gravísimos cuestionamientos. Llegué a ser el Alcalde 8, 10, 11 y 12 en 5 años. Me resistiré a creer que los cartageneros no hemos aprendido a valorar la democracia que nos fue entregada. En palabras de Churchill: “Soy un optimista porque no vale la pena ser otra cosa”.

El mandatario, a 18 días de las elecciones atípicas, les contó a los asistentes al Congreso Nacional de Municipios cómo encontró la ciudad.
“Cartagena es una ciudad de grandes contrastes, tanto en lo que se ve como en aquello que no se ve. Somos hogar de un sector privado pujante como el que hoy está aquí, con uno de los metros cuadrados más exclusivos de América Latina y un crecimiento portuario e industrial envidiado por la mayoría del continente. Sorpresivamente el sector público no ha evolucionado al mismo ritmo que el privado y gobernamos esta ciudad en 2018 con instituciones arcaicas que ya no responden a las necesidades de una ciudadanía globalizada, en su mayoría de escasos recursos, que cada vez demanda más de la ciudad y de su primera autoridad”.

Agravado esto por un centralismo que plantea competencias divergentes en la ciudad y fuga hacia la capital de los recursos que aquí se producen.

“Creo que el estancamiento institucional de Cartagena tiene que ver con un factor preponderante: la desidia. La desidia permite la corrupción, permite que se perpetúe en el poder la misma clase política, que las desigualdades históricas se acumulen y se hereden de generación en generación. La desidia sólo agrava el problema. Decidir mirar hacia un lado cuando 55.000 vecinos viven en la pobreza extrema es profundizar la crisis”.

Dijo que esta casa desordenada ha tratado de ser ordenada en el pasado pero como que cada vez que se dan dos pasos se retroceden 3.

La crisis estaba así. Huelga en el sistema educativo, manifestaciones de los funcionarios públicos, un PAE con problemas en su ejecución, un contrato de vigilancia al que se le debieron hacer un sinfín de adiciones.
Poco o nulo avance en las metas del Plan de Desarrollo como por ejemplo solo se había reparado el 1% de los 113 kilómetros de vías priorizadas, instituciones oficiales sin intervenciones en su infraestructura, muchas de ellas posando peligro para estudiantes. 48 de 49 proyectos del sistema general de regalías en problemas con el DNP, varios con los giros suspendidos.

A esto se sumó: 16 edificios ilegales en riesgo de colapso, la posible unión en playetas de la Bahía de Barbacoas con el Mar Caribe, que gracias al Gobernador antes de ayer comenzó la solución. El descuido de la Bocana, la Ciénaga de la Virgen y el Cerro de La Popa. Todos cuentan ya con proyectos sostenibles a largo plazo.

Más de 400 mil millones de pesos en acciones populares, desacatos, tutelas y órdenes judiciales. Empezamos a saldar la deuda con los proyectos de infraestructura de este año.

Todo esto se logró con un presupuesto comprometido, que, si bien es sano fiscalmente, no alcanza para todo. 196.800 millones de pesos es una cifra irrisoria para Cartagena aun cuando hay periodistas que se llenan la boca de mentiras diciendo que la ciudad tiene infinidad de recursos.

En su balance de gestión también destacó la importancia de hablar con la ciudadanía a través de Buenos Días Alcalde, programa en vivo todos los sábados por redes sociales donde cualquier ciudadano hace las preguntas que desea que el Alcalde le responda en vivo. Así, hemos llegado a más de 75.000 personas que nos han contado sus preocupaciones y que sueñan con una mejor ciudad.

Se encontró que la administración distrital no formula políticas públicas. “Pensamos en obras más no en la integralidad de la ciudad. Por supuesto eso genera valores agregados disimiles que hacen que la inequidad se siga enquistando. Los planes de desarrollo son hechos por consultores que no conocen la ciudad”.

Los proyectos bautizados como macro-proyectos responden a anhelos históricos, pero nos hacía falta medir su efectividad por ejemplo a la hora de luchar contra la pobreza.

“Nos trazamos una mega meta de ciudad gracias al acompañamiento del sector privado en el Consejo Consultivo Alianza Por Cartagena compuesto de empresarios y Distrito: erradicar la pobreza extrema de la ciudad para el año 2033. Una meta que creo debe ser la meta de todos los cartageneros para los próximos 15 años porque en palabras de John F. Kennedy: “Uno solo es tan rico como el más pobre que tiene al lado”. Eso es lo que llamamos la Ciudad de la Esperanza, una ciudad sin pobreza extrema, con instituciones sólidas y ciudadanos capaces de ponerse la camiseta y sacarla adelante.

El primer paso para poner la casa en orden fue cerrar el presupuesto 2017 tratando de navegar entre sus múltiples deficiencias y reordenar la forma como se proponía el presupuesto en el Distrito.

“Nos propusimos gobernar bajo cuatro principios: Orden, Austeridad, Transparencia y Autoridad. Por ello, el presupuesto 2018 tiene lógica de ciudad más no electoral”.

En 8 meses hemos hecho reducciones significativas en gastos de funcionamiento:
De 9.000 contratos de prestación de servicios en 2016 pasamos a 2.800 en 2018.
De un contrato de vigilancia de 44 mil millones de pesos y un oferente a un contrato de vigilancia de 21.700 millones de pesos y 13 oferentes.
Y reducciones significativas en arriendos, servicios públicos, aseo y cafetería y hasta cajas menores.

En 8 meses priorizamos inversiones para mejorar índices de pobreza multidimensional y salir del atraso:
8.800 millones de pesos para sacar de la edad de piedra a las inspecciones de Policía y Comisarías de Familia.
Más de 40 mil millones de pesos para la construcción de infraestructura orientada hacia las necesidades históricas de la población.
Calles como la Y de Olaya, la Cuchara del Pozón, la Cra. 7 de la Boquilla y la entrada a Colombiatón.
Canales pluviales que ponen en riesgo a la gente y muros de contención que prevengan desastres.
Redes de alcantarillado históricamente olvidados.

En fin, un presupuesto para poner a que la Alcaldía responda. Un presupuesto que no se fuera en burocracia sino en obras.

Obras en Cartagena
“Serán 255 días aproximadamente los que Dios me dio la oportunidad de gobernar esta ciudad y puedo decir que serán más de 255 los logros. No podría haberme perdonado tener así fuese un día y no haber dado todo por tener una mejor ciudad de la que me entregaron”.

Poner a andar Cartagena es también darle oportunidades a quienes jamás la habían tenido. Por eso se abrió el Banco de Hojas de Vida del Distrito para que cualquier cartagenero pudiese ofrecer sus servicios a la ciudad y hoy contamos con muchísimos jóvenes talentos que jamás habían pensado en trabajar para el Estado.

“Poner a andar a Cartagena en 8 meses significaba entrar a los barrios y hacer acupuntura urbana. Pequeñas obras que de pequeña solo tienen el presupuesto porque es muchísimo lo que cambian vidas y con la gestora social logramos articular a la empresa privada para que donara puentes de plástico reciclado que conectara lo desconectado.

Estoy convencido que hemos marcado un rumbo en tres ejes que serán fundamentales para el desarrollo de Cartagena a corto, mediano y largo plazo.

Plan Maestro Educativo: Fue presentado al Concejo y será el marco bajo el cual se guíe la educación de la ciudad en os próximos 15 años. Contempla importantes intervenciones en materia de infraestructura educativa pero también en iniciativas para el mejoramiento de la calidad y la cobertura de nuestro sistema. Sin duda será modelo a nivel nacional y un logro enorme de la comunidad que se preocupa por la educación de nuestros niños y jóvenes.

Proyecto de Exoneraciones Tributarias: Estábamos en mora en la ciudad de tener un acuerdo distrital que fomente el empleo de personal local en el Distrito y que a la vez incentive que nuevas empresas se asienten en Cartagena. Por eso, junto a los gremios económicos presentes en el Consejo Gremial de Bolívar impulsamos un proyecto de acuerdo, revolucionario en su concepción que pondrá a Cartagena en el mapa de la inversión mundial. Un proyecto que alinea los intereses de la ciudad con los intereses de los inversionistas.

Plan de Normalización Urbanística: Junto con la Procuraduría General de la Nación el año pasado nos dimos a la tarea de formular un plan que sacara a Cartagena de esa dimensión oscura donde la construcción ilegal ensombrecía los esfuerzos legales. De allí diseñamos un plan que hoy está en ejecución y que apuesta por, como su nombre lo indica, normalizar la actividad constructiva en la ciudad. Desde octubre del año pasado hemos trabajado en 7 puntos que estamos seguros llevarán a Cartagena a ser modelo en desarrollo urbano y protección a su Patrimonio.

Pero como se trata de trazar política pública para el futuro, encontramos una ciudad que, si bien recibía un 23% de su PIB del sector turismo, ésta solo le dedicó en 2017 300 millones de pesos. Suma insignificante si nos comparamos con Bogotá o incluso Barranquilla. Por eso este año le hemos destinado un presupuesto de más de 3000 millones de pesos al sector que, complementado con el proyecto de exoneraciones tributarias y las importantes intervenciones en el Centro Histórico reestablecerá el lugar preponderante de Cartagena en esta actividad económica. La más importante de este país en paz.

Se priorizaron intervenciones en el Centro.
16 calles, andenes y tapas de registro rehabilitadas.
Peatonalización del 95% del Centro Histórico durante la temporada.
Señalización de los espacios públicos con aprovechamiento económico para mejorar la transparencia ciudadana.
Campañas de conservación del patrimonio con el IPCC.
Brigadas de sanción social y patrimonial a quien atenta contra el Centro Histórico.
Recuperación de las bombas sumergibles de la Plaza de la Aduana.
Diseños para la construcción de la nueva estación de bombeo del Santa Teresa.
Un nuevo Muelle de los Pegasos gracias a que el señor Gobernador restauró las esculturas y nosotros hicimos lo propio con el espacio físico.
Nuevo registro único de vendedores informales para el control policivo y ciudadano.

El mandatario también habló del impulso a Transcaribe, el fortalecimiento institucional de Edurbe, el Bosque de Paz del Cerro de La Popa, entre muchísimos otros.

“Después de ser Alcalde y creo que están todos de acuerdo conmigo, somos todavía demasiado centralistas. ¿Ustedes pueden creer que yo tengo que compartir competencias con más 6 entidades del orden nacional para administrar Cartagena? Y claramente la radio sólo me llama a mi cuando algo sale mal… Eso es un exabrupto. No es posible que las Alcaldías estemos sometidas y maniatadas a los designios del nivel central para hacer nuestro trabajo”. Puntualizó.

Cargando