¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

JUDICIAL

Masacre en Manizales habría sido por ajustes de cuentas por microtráfico

Las víctimas de la masacre en zona rural de Manizales son un hombre de 60 años, dos empleados suyos y un joven que tenía algunos antecedentes.

Jonny Esteban Echeverri Salazar, Edgar Alarcón Ocampo, Nilson de Jesús Guevara y Diego Quintana González fueron los cuatro hombres que aparecieron muertos por tiros de gracia, amordazados y amarrados dentro de una vivienda de la vereda La Garrucha de Manizales.

Las autoridades de la capital caldense concluyeron en un consejo de seguridad extraordinario que la principal hipótesis más fuerte de la muerte de estas personas obedece a retaliaciones por microtráfico de estupefacientes.

El coronel Jorge Alberto Jaramillo Marín, comandante de la Policía de Manizales indicó que una de las víctimas estaba desaparecida desde el pasado martes, según los reportes de sus familiares. Se trata de Jonny Esteban, un joven reconocido en Palestina (Caldas) y dónde manifestaron que él se había extraviado en su motocicleta.

Jaramillo expresó que el vehículo lo habían decomisado sus hombres de la jurisdicción de la vereda La Cabaña, en zona rural de la capital caldense, ya que la encontraron abandonada en zona boscosa.

El oficial no indicó si este hombre tenía antecedentes penales, pero esta casa radial conoció de manera extraoficial que el joven tenía algunos problemas jurídicos por temas de microtráfico y que por eso la investigación se está orientando hacia ese móvil.

En las investigaciones están tratando de establecer si a las cuatro personas las asesinaron al mismo tiempo o si hubo alguna diferencia de varias horas entre unos y otros, ya que a Edgar el dueño de la finca y las otras dos víctimas, que al parecer, eran trabajadores de ese predio, los encontraron en una habitación diferente a la de Jonny Esteban.

Sin embargo el coronel Jaramillo manifestó que los técnicos en criminalística sospechan que la masacre ocurrió entre la noche del martes y las primeras horas del miércoles de esa semana.

“Se ha creado una burbuja investigativa, que estará integrada por todos los organismos de seguridad, para esclarecer, lo antes posible, este suceso y así dar con el paradero de los responsables”, indicó el coronel Jaramillo.

La Alcaldía de Manizales ofreció una recompensa que va entre los 10 y 20 millones de pesos para quienes den información que permita la captura del o los responsables de esta masacre en La Garrucha.

Por último el oficial confirmó que el miércoles recibieron un reporte de unos disparos en esa zona veredal, pero que los habitantes de la zona aseguran que no vieron ni escucharon nada extraño.

Cargando