¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Lupa Regional

Mostrando algunas cartas

Columna de opinión de Rafael Vergara Navarro

Como un ciudadano más de los millones de colombianas y colombianos anoche me instalé frente al televisor a escuchar y valorar el debate entre los 4 candidatos a la presidencia con más posibilidad de pasar a la segunda vuelta.

Confieso que hice abstracción de mi preferencia para observar los dos que hoy buscan ganar en la primera vuelta para, a partir de allí, liderar las diferentes corrientes de opinión e intereses en que hoy nos encontramos divididos o más bien fragmentados y enfrentados.

Por ser una decisión tan delicada sobre el futuro del país, es imposible abstraerse de las preferencias, pero haré algunas respetuosas anotaciones controlando subjetividades.

Fajardo, Petro y Vargas Lleras con amplio recorrido y clara autonomía política y experiencia en liderazgo y manejo en administración pública. Duque, el más joven, con experiencia parlamentaria y solo ejercicio del poder público como funcionario. Su única elección liderando fue en la consulta.

Los 4 con amplia preparación académica, inteligencia y fluidez en el manejo de la palabra, buen manejo de la tensión y con alguna dificultad expresiva de Fajardo, el más informal y el más formal Petro. Capacidad de síntesis manejo de lo esencial.

Claridad sobre sus programas y obras a partir de construir sobre lo construido con freno a la corrupción y avance ferroviario y carreteras en las diferentes regiones.

Diferencias conceptuales sobre el acuerdo de Paz. Fajardo y Petro por el cumplimiento pleno, Vargas Lleras matizado y Duque dice que no lo volverá trizas pero lo modificará.

Diferencias en el manejo de las dosis mínimas y el microtráfico, a la frase de Vargas “el crimen no se combate con impunidad”, lo que es cierto, Petro dice que el tratamiento no puede ser de cárcel para los jóvenes sino inclusión social. Duque plantea represión total y Fajardo replica que el camino es la educación y no la judicialización.

Fueron claras las diferencias y las afinidades de los candidatos de la derecha y la izquierda. En materia de tributación mientras unos plantearon que había que bajar la carga tributaria a los inversionistas, Petro afirmó que había que lograr que los grandes capitales paguen, poner a producir las tierras ociosas. Todos estuvieron de acuerdo con reducir el gasto suntuario, hacer formalización laboral, fortalecer las pequeñas y medianas empresas, reducir la evasión.

Algo a resaltar y que ha sido bien recibido fue el respeto a las reglas del debate y entre ellos pese a temas tan espinosos como el de la corrupción, una enfermedad que por su esencia política enfrenta y se alimenta de que en Colombia –cifra aportada por Vargas Lleras- de 3 millones de delitos solo terminan juzgados el 1.5%.

La pregunta le tocó a Petro contestarla. Pensé que se iba a armar Troya pero no: “la corrupción tiene base social, viene del dinero fácil –dijo-, del narcotráfico y de la rapiña para robarse los recursos públicos, de las cuotas en la contratación, la mermelada de siempre. Voto comprado corrupción garantizada

El dinero bien trabajado aleja la corrupción. Ninguno manifestó desacuerdo cuando afirmó que los corruptos tienen que irse no a la casa sino a la cárcel.

Sobre la reforma a la Justicia que exige una reforma Constitucional, afirmó que la clave es que sea más autónoma, que no dependa del Congreso ni de la Presidencia, ni en los recursos y menos en la elección de los magistrados. Independizarla de la clase política.

Pensé que en que estaría pensando Duque que ha manifestado, al igual que Uribe, la tesis de que lo que hay que hacer es unificar todas las cortes en una sola. Y que pensaría cuando Petro dijo que postularía como Fiscal General al Magistrado Iván Velásquez, el investigador de la parapolítica, hoy Comisionado Internacional contra la impunidad anticorrupción que en Guatemala llevó a la renuncia al presidente Otto Pérez Molina.

Uno de los temas que me impresionó fue el del medio ambiente. Sentí un consenso de no al fracking en la explotación petrolera. No sé cuánto la respuesta pudo estar influida por la reciente tragedia del Pozo Lizama y el cruel derrame.

Es claro el enfrentamiento con Petro quien ha dicho que buscará descarbonizar la economía y que sustentará la economía en la producción del campo y no en la extracción de los recursos, en el desgarrarle del vientre a la Tierra ni sacarle la sangre: el CO2 capturado que nos da energía pero está matando el planeta.

Debo confesar que escucharle a Duque su moderna y comprometida visión ambientalista me hizo olvidar por momentos que en el gobierno de su mentor, quien le da su fortaleza electoral, se hicieron cientos de concesiones y que de ganar Fajardo o Petro serán revisadas para poder cumplir con el freno a la deforestación y los daños ambientales que están generando.

Juro que me quedé pensando en que allí en Medellín, en días pasados, la Plataforma Intergubernamental sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas (IPBES) presentó un diagnóstico del estado de la flora y fauna en el mundo.

750 expertos de 128 países suscritos, analizaron el estado de salud de los ecosistemas y nos recordaron que el tema es muy serio. Los gobiernos al tomar decisiones tienen que ser más responsables con la naturaleza porque el hombre está detrás del declive de la biodiversidad del planeta que amenaza su bienestar y lo enfrenta a la primera extinción masiva de especies desde la desaparición de los dinosaurios.

“A continuación las principales cifras.

América

1. La región tiene el 13% de la población de la tierra, pero genera casi el 25% del impacto mundial sobre la biodiversidad.

2. Más del 50% de los americanos tienen problemas de agua.

3. Con el escenario actual del cambio climático, se espera que el 40% de la biodiversidad original del continente se pierda para 2050. Actualmente el daño abarca el 31%.

4. El 17% de la Amazonía se transformó en zonas colonizadas por los humanos desde la Conquista europea en el siglo XV.

5. El impacto ecológico en cada subregión americana ha aumentado entre 200 y 300% desde 1960.

Otros datos globales

1. Dos especies de vertebrados han desaparecido en promedio cada año desde hace un siglo.

2. La Tierra está experimentando en la actualidad una “extinción masiva”, la primera desde la desaparición de los dinosaurios hace unos 65 millones de años, la sexta en 500 millones de años y la primera provocada por el hombre.

3. Cerca de 41% de los anfibios y más de una cuarta parte de los mamíferos están en peligro de extinción.

4. 25.821 de las 91.523 especies (28,2%) que figuran en la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN), actualizada en 2017, han sido clasificadas como “amenazadas”.*

Cargando