¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

El ‘carrusel de la muerte’ en Colombia “no existe”: presidente Santos

Desde Socha (Boyacá), el presidente Juan Manuel Santos aseguró que el sistema de salud colombiano actual es de los mejores y más generosos del mundo.

Juan Manuel Santos, presidente de Colombia /

Con una inversión de más de $3.370 millones de pesos, provenientes del Ministerio de salud y del gobierno de Boyacá, fue construido el nuevo Hospital Sagrado Corazón de Jesús del municipio de Socha, el cual fue entregado este martes 27 de marzo por el Presidente de la República, Juan Manuel Santos Calderón.

El moderno hospital beneficia a más 8.000 personas de la provincia de Valderrama en el departamento de Boyacá, y dentro de sus servicios, se encuentran el de telemedicina, como avance y alternativa sobresaliente para optimizar la atención para los pacientes, con apoyo de médicos especialistas.

En medio de la visita presidencial, el jefe de estado destacó que su gobierno, convirtió la salud en un derecho fundamental, y aseguró que se abolió el llamado ‘carrusel de la muerte’, donde cientos de colombianos tuvieron que ver como sus seres queridos murieron esperando atención médica.

“Hace pocos años el 25% de la gente no tenía derecho a enfermarse porque no estaba cubierta por ningún sistema de salud. Esa expresión ‘carrusel de la muerte’, en donde los pacientes que no estaban afiliados tenían que pasar de hospital en hospital buscando atención hasta que se moría. Pues nosotros acabamos de tajo con una ley que convirtió la salud en un derecho fundamental, y de forma constitucional. Ese es un cambio muy importante que obliga a cualquier hospital a atender a cualquier persona. Es un gran desafío porque de la noche a la mañana han resultado muchísimos más usuarios del sistema”, sostuvo el presidente de los colombianos.

La ley a la cual se refiere el jefe de estado es la Ley Estatutaria de Salud que “consagra la salud como un derecho fundamental, convirtiendo en obligatoria la prestación de los servicios de urgencias sin ningún tipo de autorización, y que pretende que los colombianos tengan continuidad en sus tratamientos.

Por ejemplo, las IPS están obligadas a atender a una persona por urgencias y a brindarle continuidad en sus servicios: si alguien llega a una urgencia y requiere un tratamiento secundario tiene que ser atendido inmediatamente, sin sobreponer razones económicas o administrativas para no hacerlo.

El mandatario resaltó la labor del Ministerio de Salud en cabeza del ministro Alejandro Gaviria, e indicó que “se le han ido ahorrando costos al sistema de salud, tarea fundamental para que este sea más eficiente para los pacientes, a través del control de precios que el ministro ha venido imponiendo, hemos hecho un sistema más juicioso y efectivo y hoy podemos decir que tenemos una mejor cobertura para la gente”.

Lo citado por el presidente Santos tiene que ver con el control a los precios de los principios activos de medicamentos que se convirtió en una política de Estado en el 2015, la cual reza que “los precios de los medicamentos controlados no podrán superar el precio internacional de referencia, de acuerdo con la metodología definida por el Gobierno”.

La norma en la que tambien se basa Santos para sustentar que el ‘carrusel de la muerte’ ya no existe en Colombia, también se relaciona con la autonomía médica, donde el Artículo 17 de la Ley Estatutaria de Salud indica que “persiguiendo la seguridad del paciente, bajo esquemas de autorregulación, la ética, la racionalidad y la evidencia científica (...) los médicos serán quienes tomen las decisiones sobre los tratamientos de sus pacientes, ya que se prohíbe todo constreñimiento, presión o restricción del ejercicio profesional que atente contra la autonomía de los profesionales de la salud”.

Según Santos, es posible decir que “en Colombia hay equidad en la salud: ya no hay pacientes de primera o segunda clase, y se ha garantizado los mismos tratamientos a los afiliados al régimen subsidiado como a los usuarios del régimen contributivo”.

El presidente mencionó que Colombia tiene “uno de los sistemas de salud más generosos del mundo en materia de la cantidad de tratamientos que cubre, y eso hace que sea uno de los países donde el bolsillo de las familias está menos afectado por cuestiones de salud, ya que el porcentaje de los ingresos que tienen que destinar las familias para esta cobertura, es de los más bajos del mundo”.

Agregó que la “Organización Mundial de la Salud sostiene que el sistema de salud colombiano es de los mejores del mundo, medido en cobertura (porque tenemos una cobertura universal), número de tratamientos que cubre el sistema, uno de los más generosos, y el porcentaje que los ciudadanos tienen que destinar de sus ingresos para poder acceder a los servicios de salud”.

Santos reconoció que su gobierno todavía tiene retos pendientes en temas de salud, sobre todo en lo que tiene que ver con la eficiencia de la gestión, “donde falta mucho camino por recorrer, pero poco a poco, vamos transformando un sistema que cada vez más proteja de verdad a la gente”.

Concluyó que la falta de recursos en la red hospitalaria del país es una realidad que agobia tanto al gobierno como a sus trabajadores y usuarios, e indicó que también se trabaja para buscar salidas en pro del saneamiento de carteras morosas: “sabemos que los hospitales tienen problemas por las deudas de las EPS que no pagan, y que les afecta el flujo de recursos. Seguimos buscando la forma de que esta situación no siga yendo en contra del bienestar de toda la red prestadora de salud en el país”.

Cargando