¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Suspenden a una profesora por maltratar a sus alumnos y quitarles las onces

La situación ocurrió en un colegio del occidente de Bogotá.

La Personería de Bogotá sancionó con suspensión del cargo por siete meses a la docente Aidee del Pilar Garavito Cárdenas de una institución educativa del Distrito de la localidad de Kennedy, por realizar actos de maltrato contra alumnos menores de edad.

Según la queja de los padres, en el aula de clase la profesora con golpes y empujones maltrató a algunos estudiantes de primer grado escolar y arbitrariamente les quitó las onces que llevaban los niños. Además, en el salón de clases permanecía hablando por teléfono desestimando sus obligaciones como maestra, su cátedra y la atención que requería sus alumnos.

“La conducta fue calificada como grave y dolosa, al comprobarse que propinó golpes a algunos de los alumnos, que consistieron en palmadas en el cuerpo y cabeza, empujones y sujeción de cabello de algunas niñas”, señaló la Personería de Bogotá.

Según el fallo, en caso de presentarse indisciplina de los niños existen otros mecanismos establecidos por el colegio para garantizar el buen comportamiento, pero nunca el maltrato físico o psicológico. La Personería Delegada consideró que la actuación de la docente fue desproporcionada y abusiva, pues no tuvo en cuenta que los alumnos, en la primera infancia, por su situación de indefensión, tienen una protección especial y existe una primacía de sus derechos.

Además, videos grabados por los padres también evidenciaron su falta de atención a sus deberes por estar hablando por teléfono, además de que la docente obligaba a los estudiantes a entregarles toda o parte de las onces.

La decisión disciplinaria estableció que la docente incumplió con sus deberes, se extralimitó con los alumnos, abusó de sus derechos y los trató con irrespeto. Por esos hechos, la funcionaria fue sancionada, en primera instancia, con suspensión sin derecho a remuneración por siete meses. La decisión no fue apelada quedando en firme.

Cargando