¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Usme, la localidad en Bogotá que vio crecer los supuestos testaferros

Los hermanos Mora Urrea pasaron de un modesto negocio a una millonaria cadena de supermercados que arrancó en el sur de Bogotá.

Los capturados por servir, supuestamente, de testaferros de la extinta guerrilla de las Farc se declararon inocentes, la Fiscalía les imputó el delito de lavado de activos y solicitó a un juez que los enviara a una cárcel. 

En Caracol Radio reconstruimos la historia de este clan familiar que logró convertir una tienda de barrio en el sur de Bogotá, en una millonaria empresa que escondió la fortuna, supuestamente, de la insurgencia. 

El negocio familiar 

En el barrio Almirante Padilla, localidad de Usme, sur de Bogotá, la familia Mora Urrea era vecina de una generación que basó su economía en las ladrilleras del sector, sin embargo se salieron de la rutina al montar un pequeño mercado cerca de un colegio público. 

La familia estaba compuesta por el padre, Uriel Mora, la madre, María Urrea y cinco hermanos: Noberto, Alirio, Uriel, Leonardo y Edna Mora Urrea. Todos ayudaban en la modesta tienda que creció junto con los clientes, nada raro hasta la muerte del padre por un paro cardíaco. 

Los hermanos mayores, Noberto y Alirio, asumieron el control del negocio que en menos de 10 años se expandió por cuatro departamentos del país, aunque el centro de la millonaria inversión siempre estuvo en Usme. 

Buenos vecinos 

Solo en esa localidad se cuentan más de 15 supermercados a los que llegaban después de comprar las casas aledañas y hasta construir parqueaderos para los clientes. 

En los últimos meses compraron un extenso terreno en la misma localidad y lo acondicionaron para sembrar papa, querían invertir en ese negocio. 

“Eran gente conocida, amables y regularmente estaban en los supermercados, daban trabajo aun que eran complicados para pagar, con mucha plata pero tacaños”, dijo un vecino del sector que vio crecer a los hermanos Mora Urrea. 

Otros vecinos insisten que eran buenas personas, que no olvidaron donde nacieron y que hasta llevaban la comida por vencer a algunas fundaciones, principalmente ancianatos. 

Amigos de Romaña 

Quienes que crecieron junto a los Mora Urrea y vieron el acelerado incremento patrimonial, cuestionaron el negocio. Incluso los señalaron cuando dos sobrinos fueron capturados por tráfico de estupefacientes, se pensó entonces que ahí estaba la clave de su millonaria fortuna. 

Alirio Mora Urrea, a quien la Fiscalía señala de visitar campamentos de la guerrilla de las Farc y de entregar información sobre posibles víctimas de secuestro y extorsión, caminaban por la calles de Usme escoltado, eso rápidamente llamó la atención. 

En poder de la Fiscalía hay declaraciones de desmovilizados que ubican a Norberto, el hermano mayor, en reuniones con alias Romaña, al parecer y según la versión del testigo, muy buenos amigos. 

La Fiscalía dice que la orden del jefe guerrillero era dejar esas propiedades a nombre de loa Mora Urrea: cuantas con más de $7.000 millones en efectivo y bienes raíces por $7.900 millones. 

Años de seguimiento de los investigadores revelaron una millonaria operación de lavado de activos a favor de los frentes 51, 53 y 55 precisamente al mando de alias Romaña. 

Se trató de un negocio que nació y creció en un barrio popular del sur de Bogotá, pero que la Fiscalía calculó en $652.000 millones.

Cargando