¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Vías de Boyacá claves para el ingreso de Venezolanos a Colombia

Los extranjeros que se quedan en la región, hablan de su drama por el desempleo y la ‘xenofobia’ de la que estarían siendo víctimas.

Desde los municipios limítrofes entre Boyacá, Arauca y Casanare, tales como Cubará, que tambien limita directamente con territorio venezolano, están ingresando a los corredores viales del norte de Boyacá los inmigrantes venezolanos, para llegar a las principales ciudades de Colombia.

Los corredores de esa zona de Boyacá que conducen hacia Soatá, Duitama, Tunja y Bogotá, son los más utilizados por estos extranjeros.

Los inmigrantes están llegando, casi diariamente, al municipio de Cubará y localidades de las provincias de la Libertad, Ricaurte, Centro, Sugamuxi, Tundama, oriente y Neira, principalmente.

Según dio a conocer Migración Colombia, seccional Boyacá, los venezolanos llegan al departamento a “buscar oportunidades de empleo en el sector agropecuario, medios de transporte, comercio, actividades domésticas y oficios varios”.

De acuerdo con la misma entidad, la llegada de una significativa cantidad de ciudadanos, muchos de ellos con hijos en edad escolar y mujeres en estado de embarazo, requieren de la adopción de medidas para facilitar su estadía en el territorio departamental.

El representante de Migración Colombia seccional Boyacá, Víctor Julio Carrillo, señaló en Caracol Radio que “hemos encontrado en todos los sectores ciudadanos venezolanos trabajando sin el cumplimiento de los requisitos legales. Desde acá prestamos la ayuda necesaria y humanitaria, en eso, hemos incluso ampliado nuestros alcances, para darle realmente un apoyo a esta población desde lo que la ley nos permite, y desde el momento en que detectamos a estos ciudadanos, pero nos toca hacer cumplir los requisitos legales binacionales".

Agregó que "por ejemplo nos toca hacer los controles migratorios, hacer seguimiento y ejercer acciones administrativas en materia migratoria para preservar la tranquilidad y convivencia, a las personas naturales o jurídicas que emplean a estos venezolanos. Estos empleadores que son sorprendidos dando trabajo sin el cumplimiento de requisitos legales, serán sancionados por incumplir la ley colombiana”.

Las autoridades han aumentado su vigilancia en las carreteras. De acuerdo con las estadísticas de la Policía de Boyacá, durante el 2017 se aplicaron 290 multas a ciudadanos venezolanos por incumplir con las normas legales para su estadía en territorio Colombiano.

Cincuenta personas jurídicas fueron sancionadas por emplear a venezolanos sin los requisitos de ley. Además, 257 venezolanos fueron deportados y 26 expulsados desde territorio boyacense.

En jurisdicción de la Policía Metropolitana, que abarca a Tunja y otros municipios del centro de Boyacá, durante el año 2017, fueron interceptados 127 venezolanos en condición de ilegalidad en las vías y casas lenonicino. 

En lo corrido del año 2018, han sido deportados desde esta región de Colombia, 56 venezolanos, se han aplicado 168 multas a estos extranjeros, y han sido expulsadas 5 personas por este tipo de faltas migratorias.

Según Anny Uribe, líder del comité Pro Defensa de la Dignidad de los Venezolanos en Boyacá “cerca del 74% de los casi 8.000 venezolanos que viven en Boyacá, en distintas condiciones en materia migratoria, están desempleados y buscan un canal humanitario para que puedan acceder a oportunidades laborales, ya que las autoridades locales aún no fortalecen esos lazos y espacios de apoyo que necesitamos. Nos hace falta solidaridad”.

Sin embargo, es otra la cifra reportada por Migración: "en el departamento se encuentran cerca de 650 venezolanos, que se han venido de su país a buscar oportunidades de subsistencia".

Los venezolanos en Boyacá ya han incluso adelantado jornadas de oración públicas para tratar de hacerse visibles. Según el mismo comité de los venezolanos, alrededor de un 90% de su población infantil en la región, no ha podido acceder a la educación, y sólo el 16% de los venezolanos que están en Boyacá tienen Permiso Especial de Permanencia.

Por su parte las alcaldías municipales de las principales ciudades a donde están ingresando los venezolanos, junto con el gobierno de Boyacá, argumentan que aunque están dispuestos a aportar socialmente en la atención necesaria y de acuerdo con el estatus migratorio, “la asistencia para esta población requiere de importantes recursos que ni el departamento y los municipios tienen presupuestados en este momento”, señaló el gobernador de Boyacá Carlos Amaya.

"Hacemos un llamado al apoyo social y solidario de los colombianos que viven en el departamento de Boyacá. Los venezolanos somos gente productiva, y podemos apoyar el desarrollo de este país. Necesitamos oportunidades, no estamos migrando por gusto, sino por necesidad, por supervivencia, muchos de nosotros estamos siendo estigmatizados, señalados, Estamos siendo blanco de humillaciones y estamos viviendo en muchos casos, una discriminación muy fuerte que no puede dejarse trascender”, concluyó Anny Uribe.

 

 

 

Cargando