¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Con pan y agua, venezolanos sobreviven en plazas de Barranquilla

Los ciudadanos del vecino país comen hasta una vez al día para lograr que el dinero les rinda

Aunque el departamento del Atlántico no es zona fronteriza, miles de venezolanos han buscado en esa zona del país nuevas oportunidades de vida que su país no les ofrecía y para ello, deben realizar sacrificios como alimentarse una vez al día o dormir en plazas para lograr que los pocos ingresos que obtienen, alcancen para girarle algo a sus familiares.

Tal es el caso de Enrique Quintero, quien en medio de sabanas y cartones a un costado de la Plaza San Nicolás, en el centro de Barranquilla, duerme junto a un grupo de venezolanos que no tienen recursos para pagar un hospedaje.

"Si desayunamos, no almorzamos. Y si almorzamos no desayunamos ni cenemos. De almuerzo puede ser $1000 de arroz blanco o pan con agua en el desayuno", relata el hombre que se dedica a la venta de agua.

Ya las autoridades del Atlántico piden tratamiento de refugiados a los venezolanos que llegan cada día al departamento en precarias condiciones de salud. Se calcula que unas 30 mil personas han llegado a esta zona del país. 

En el departamento no se puede tener un censo de los venezolanos porque cada día crece el número que llega especialmente a los municipios del sur como Campo de la Cruz y a otras zonas más cercanas a Barranquilla, como Soledad y Malambo.

Según las autoridades de salud, el año anterior se destinaron 7 mil millones de pesos para la atención de esta población que no estaban en el presupuesto especialmente para mujeres en embarazo.

Cargando