¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Lupa Regional

Ilegalmente legalizado

Columna de opinión de Rafael Vergara Navarro

Consecuencia de la ilegalidad y la cultura del atajo el caos que vivimos en la ciudad con el exalcalde preso, los concejales ad portas de irse a la cárcel, elecciones atípicas, construcciones ilegales y damnificados, el edificio Acuarela y su demolición, las invasiones y rellenos, me conducen a insistir en mi comentario sobre el riesgo que padecen los corales de Varadero.

Lo hago porque en una columna anterior y basado en el concepto de Parques Nacionales y mis investigaciones, hice ver, denuncié sin eco alguno, que en la conducta de un sector del Estado, interesado en aprobar la apertura de un segundo canal en la Bahía de Cartagena, podía presumirse la existencia de dolo. La cultura del atajo es evidente.

El punto crítico se demuestra en el hecho que Mintransporte, ANI, Invias, la Financiera Nacional y los portuarios revivieron un proceso del que habían desistido el 6 de noviembre de 2014 y que condujo a que ANLA archivara el trámite de licencia ambiental para realizar el canal en Varadero.

Valga recordar que en su momento existió oposición porque se consideró que para recibir los barcos era suficiente con la profundización del canal de Bocachica y porque se pretendía intervenir, como se pretende hoy, afectar el mejor conservado arrecife coralino del Caribe colombiano, poniendo en peligro esta riqueza natural que la ciencia no había valorado, lo que explica que no fuera declarada como zona protegida.

Los científicos Valeria Pizarro, Mateo López y Mónica Medina, entre otros, han expresado y vale recordarles, que hablo de “un arrecife y colonias de cotrales en un área aproximada de 70 Ha. Va 1.2 a 30 m de profundidad aproximadamente y que entre 2.0 y 10 m presenta su mayor desarrollo con impresionantes y gigantescos corales multicolores. La matriz calcárea arrecifal, llamada terraza coralina, viene de la costa de Barú y va hasta las islas de Abanico y Draga”, precisamente el sitio por donde pretenden meter barcos dragando la zona a 16 mts de profundidad. Un ecocidio que tenemos que impedir.

Los científicos alertan y me sumo a su voz y la denuncia de muchos, que la variante propuesta a dragar o el doble carril –como si fuera un Transcaribe- afectaría un área aproximada a de 10 Ha, equivalentes a 14% del arrecife.

A este enorme irreparable e irreversible daño ambiental habría que sumar “el impacto indirecto del dragado que resuspendería sedimentos y contaminantes, al cambiar la calidad del agua y la dinámica de la bahía por la entrada de sedimentos al abrir un boquete en el arrecife”.

La mortandad de la riqueza natural será grande y también el colapsamiento de corales sobrevivientes resultantes de la contaminación, el cambio de topografía y la hidrodinámica.

Los corales son organismos que realizan fotosíntesis por su simbiosis con algas microscópicas lo que, con la resuspensión de partículas y metales pesados, los ahogarían o matarían y con ello la seguridad alimentaria de su enorme oferta de pesca.

Un ecocidio para favorecer los negocios portuarios de la Sociedad Portuaria, Compas, Contecar y Puerto Bahía, los grandes favorecidos con está APP
Pues bien, cuando desistieron de hacer el canal en 2014, con Minambiente de por medio, fue gracias a la pactada solicitud de un concepto técnico de científicos holandeses que dijeron que no y así fue derrotada la pretensión ecocida de los poderosos portuarios y del sector insensato del Estado.

Mi presunción de dolo nace de que ese desistimiento no fue acatado porque lo revive Anla al autorizar un nuevo estudio de impacto ambiental y consultas previas, claro con otro nombre: Variante del canal de acceso. Es la cultura del atajo para facilitar que el interés privado logre su propósito de abrir el canal que depredaría la milenaria matriz calcárea y las colonias de coral entre las islas Draga y Abanico, en la parte sur de la Bahía de Cartagena. Es clásico Yo con Yo

Como si no fuera suficiente, tratándose una obra diferente, acepta ANLA la modificación de la licencia del dragado de profundización del canal de Bocachica, presentándola como una extensión de ella cuando no existe un canal en el sector de Varadero y para que exista hay que dragarlo.

El proyecto Variante del canal de Acceso hoy está ilegalmente legalizado con una modificación de licencia de una obra concluida, que es la profundización del viejo canal de Bocachica y la protección costera que están ejecutando.

Para fortuna la Procuraduría Agraria y Ambiental vigilante, ha solicitado y se está haciendo el estudio oficial del arrecife por parte del Invemar para que no nos vayan a salir con que no existe esta extraordinaria riqueza natural porque no la han declarado como tal.

Cargando