¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

MinCultura hace llamado a la serenidad al alcalde de Cartagena por Aquarela

Mariana Garcés invita a Sergio Londoño a que evite acusaciones contra funcionarios de esa cartera

En carta dirigida al alcalde de Cartagena, Sergio Londoño Zurek, la ministra de Cultura Mariana Garcés reitera su descontento frente a los señalamientos que ha hecho el mandatario local sobre cómo se ha abordado el caso del edificio Aquarela, cerca al Castillo San Felipe.

 

“He recibido su comunicado de fecha 23 de enero del año en curso, con respecto al proyecto Aquarela multifamiliar-VIS y su impacto al Castillo de San Felipe de Barajas declarado como Bien de Interés Cultural del ámbito Nacional — BICN, por lo que procedo a enunciar algunas precisiones que son fundamento de los hechos acaecidos, para que no se permitan más interpretaciones equivocadas y calificaciones precipitadas con respecto a funcionarios de este ministerio, y por el contrario formar un mismo frente entre la Nación y el Distrito con el fin de afianzar acciones en defensa y protección del Patrimonio Cultural y el reconocimiento del cual hace parte Cartagena en la lista de Patrimonio Mundial de la Humanidad inscrita por la UNESCO.

 

Sea lo primero aclararle, en lo que respecta a las competencias del Ministerio de Cultura y del Distrito de Cartagena que el Centro Histórico y la Zona Periférica de Cartagena están regulados por la reglamentación que fue acogida y aprobada mediante la resolución 043 de 1994 por parte de Colcultura hoy Ministerio de Cultura. En ella claramente se estipula que la Nación tiene competencia sobre el Centro Histórico y su zona de influencia, así como en el castillo de San Felipe de Barajas y su zona de influencia, sectores urbanos donde el proyecto Aquarela no se encuentra situado.

 

Específicamente para la periferia histórica, donde sí se construye el proyecto Aquarela, la reglamentación señala en cuanto a competencias, en su artículo 13°, que será el centro filial del CMN — Seccional Bolívar el que, "aprobará las solicitudes de intervención para los inmuebles catalogados y otorgará un Visto Bueno a las demoliciones en la totalidad de las zonas señaladas como de protección ambiental, entre tanto se posee una normativa particular para esta Periferia".

 

A su vez, la competencia del Consejo de Monumentos Nacionales (hoy atendida por el Ministerio de Cultura) está consignada en el artículo 14, según el cual le corresponde la aprobación de intervenciones en edificaciones calificadas como de Restauración Monumental, los puentes y otras obras de ingeniería en el espacio público, condiciones con las cuales no cumple la manzana 186 donde se levanta el mencionado proyecto.

 

Es necesario explicar aquí que la norma urbana que cobija esta manzana 186 está definida en el Plan de Ordenamiento Territorial de Cartagena aprobado en 2001, allí se definen sus usos y alturas y en ese documento, que en lo que respecta a las alturas no ha sido modificado por el Consejo de la ciudad desde entonces, para esta manzana se estipula una altura máxima de 4 pisos. Sin embargo, el Curador No1 de Cartagena aprobó un proyecto con una altura de 32 pisos amparado, entre otros documentos, principalmente en una circular emitida el 10 de diciembre de 2013 por la secretaría de planeación de Cartagena en la que se dio el alcance de interpretación sobre los proyectos de vivienda de interés social en los términos establecidos en el artículo 102 de la Ley 388 de 1997. Este es un punto en que no sólo el Director de Patrimonio el arquitecto Alberto Escovar ha hecho énfasis, sino el Ministerio de Cultura en sus diferentes pronunciamientos. Lo invitamos señor alcalde a que revise de manera detallada las licencias de construcción que fueron proferidas por la Curaduría Urbana Distrital n° 1 licencias números 0486 del 23 de septiembre de 2016 y 0611 del 2 de diciembre de 2016 con respecto al proyecto "Aquarela Multifamiliar VIS," donde el aspecto más grave que impacta al Castillo de San Felipe y su entorno, como es el cambio de altura permitido, se justifica en buena medida en la interpretación de esa circular de la Secretaria de Planeación Distrital, a la cual se ha referido este Ministerio en cabeza del director de patrimonio. Así que como queda constatado aquí, nunca se ha faltado a la verdad en ese punto.

 

Una vez aclarado que el Ministerio de Cultura no tenía competencia en este asunto, a raíz de la grave afectación que este proyecto tendría sobre el patrimonio de la ciudad, esta cartera tomó varias acciones. La primera de ellas fue ampliar el área de influencia del Castillo de San Felipe de Barajas para evitar que una situación como la del proyecto Aquarela no se volviera a presentar sin el conocimiento de esta entidad. En su comunicación manifiesta usted no estar de acuerdo con esta decisión. Afirma que la resolución 1709 de junio 15 del 2017 mediante la cual se modificó la resolución 043 de 1994 ampliando la zona de influencia del Castillo de San Felipe de Barajas, constituye una amenaza contra dicho entorno, por permitir, según su afirmación hasta 10 pisos en los predios circunvecinos del Castillo. Como se explicó a la Procuraduría Provincial de Cartagena, en comunicación de fecha noviembre 30 de 2017, "...con la resolución 1709 de 2017, se planteaba impedir que la interpretación de la resolución de la Secretaria de Planeación permitiera desbordar las alturas previstas en el POT". Es entendible que si un curador urbano había aprobado un proyecto de 32 pisos en una manzana en que el POT permitía sólo 4, esta situación podría volver a presentarse y había que ponerle un límite máximo. Sin embargo, lo más importante de la ampliación del área de influencia es que se extiende la competencia del Ministerio de Cultura en el entorno inmediato del castillo, se asegura que ningún proyecto que lo impacte negativamente sea aprobado y se ajuste a la altura definida por el POT, mientras se aprueba el Plan Especial de Manejo y Protección — PEMP de las Murallas y el Castillo de San Felipe de Barajas elaborado por la Escuela Taller de Cartagena y el Ministerio de Cultura, y evita que una situación semejante a la que estamos enfrentando ahora se presente en el futuro.

 

Además se le señaló a la Procuraduría con respeto al proyecto Aquarela los siguiente: "Cabe anotar que la preocupación de este Ministerio por la altura aprobada para el proyecto Aquarela, fue expresada al Alcalde de Cartagena Manuel Vicente Duque Velásquez, mediante oficio MCO5396S2017 del pasado 4 de abril del 2017, oficio en el cual le manifestó, entre otros aspectos lo siguiente, "Al Ministerio de Cultura le preocupa respecto de éste proyecto, fundamentalmente la altura de las nuevas edificaciones y la densidad de su implantación y considera que, si bien no se encuentra situado en la zona del influencia del Castillo, afectaría su entorno y en consecuencia, estima inadecuado que sea construido en esa altura; por lo tanto, espera que esta situación sea reconsiderada, en beneficio de la preservación de las condiciones particulares de emplazamiento del Castillo de San Felipe de Barajas, BICN y sus contexto urbano cercano". Esta comunicación nunca fue respondida.

 

Por esta razón y ante la falta de acciones concretas de la administración de Cartagena para impedir su construcción, se instauró ante las autoridades judiciales, en el mes de octubre de 2017 una acción popular encaminada a la protección de los derechos e intereses colectivos de que trata el artículo 88 de la Constitución Política. Acción popular que en la actualidad se encuentra en conocimiento del Juzgado Décimo Administrativo de Cartagena, la cual ha sido coadyuvada por la Procuraduría General de la Nación y que generó las medidas cautelares que son de conocimiento público.

 

Sobre lo que usted menciona con respecto a la Ley 1801 de 2016 "Código Nacional de Policía y Convivencia", donde se describen comportamientos contrarios a la protección y conservación del patrimonio cultural (Art 115 del CNP), y comportamientos contrarios a la integridad urbanística (Art 135 CNP), norma que asigna las competencias para la imposición de medidas correctivas, es así, como el mismo código en los artículos 204 y 205 le imponen al alcalde como la primera autoridad de policía del distrito o municipio, garantizar la convivencia y la seguridad en su jurisdicción, y velar por la aplicación de las normas de Policía y por la pronta ejecución de las órdenes y las medidas correctivas que se impongan. Por lo anterior, cualquiera de los comportamientos allí descritos que vulneren el patrimonio cultural conlleva la aplicación de la medida por parte de la autoridad de policía, por lo que es usted actualmente en el caso en comento el garante de la protección del patrimonio cultural, dada la asignación que le impone la reglamentación 043 de 1994 descrita en el párrafo tres de esta comunicación.

 

Finalmente, quiero aclararle que la visita realizada a Cartagena por la misión de asesoramiento técnico de ICOMOS internacional — UNESCO, tuvo su origen en un informe de fecha 16 de noviembre de 2017, en la cual el presidente del comité de ICOMOS — Colombia, Cesar Augusto Velandia Silva alertaba al Director de Patrimonio de este Ministerio sobre la grave situación que el proyecto Aquarela tendría sobre el Castillo de San Felipe de Barajas y en particular enunciaba los "efectos adversos" sobre el entorno paisajístico de este inmueble y el sector antiguo de Cartagena, alterando de manera irreversible el criterio (iv), uno de los dos por los cuales esta ciudad demostró en 1984 su Valor Único Excepcional como Sitio de Patrimonio Mundial de la Unesco. Esta comunicación, en siete (7) folios fue enviada a Mechtild Róssler, Directora de la Sección de Patrimonio del Centro de Patrimonio Mundial y a Gustavo Araoz, Presidente de Icomos Internacional. Ante la gravedad del informe, esta comisión que la UNESCO estaba programando como usted bien lo sabe para el primer semestre de 2018 se adelantó para los días 12 al 15 de diciembre de 2017.

 

El gobierno colombiano por supuesto fue consultado y estuvo plenamente de acuerdo en adelantar la mencionada visita en la que tanto delegados del ministerio de Cultura, como usted y sus funcionarios tuvieron la posibilidad de dialogar y aclarar en detalle las inquietudes presentadas por el delegado de Icomos Internacional arquitecto Luis María Calvo, quien en este momento está elaborando un informe producto de su visita y que deberá ser enviado al Centro de Patrimonio Mundial de la UNESCO. Nada de esto por consiguiente se ha realizado ni a espaldas suyas ni de nadie, ha sido la inquietante y molesta estructura de 32 pisos que se levanta en los límites del castillo de San Felipe la que ha hablado por sí misma.

 

Por lo anterior señor alcalde, le hago un llamado a la serenidad. Que evite sus acusaciones sin fundamento a este despacho y a nuestros funcionarios.

 

Nuestro único interés, es cumplir con la misión de máxima autoridad en la custodia y defensa de nuestro patrimonio; más aún cuando se trata de declaratorias de patrimonio de la humanidad.”

Cargando