Lupa Regional »

Aguas, memoria y acciones

Columna de opinión de Rafael Vergara Navarro en Caracol Radio Cartagena.

Caracol Radio
Cartagena de indias

No se puede seguir incurriendo en la ilegalidad convertir un costo en ganancia, que es lo que hacen en muchas construcciones o en obras públicas con los escombros y el material de excavación.

Cartagena sigue creciendo invadiendo las orillas y aguas del ecosistema de litoral. La deficiencia de control y la impunidad estimula el aterramiento de las zonas de bajamar: playas, ciénagas, lagunas, caños, el mar.

Leer mapas antiguos o fotos, hacer memoria, muestra que una porción de la propiedad raíz viene de usurpar las aguas y zonas de manglar, de prescribir lo imprescriptible, de títulos dolosos, burlas a resoluciones judiciales, compensaciones o canjes del Estado con particulares.

Los 4 modos de adquirir aquí son 6: Compra, herencia, donación, prescripción y con las “escritura de posesión” y la preclusión del proceso se completa esta singularidad tan aberrantemente nuestra.

Con la ley Romero Aguirre de 1936 en su tiempo justificaron el relleno con las piedras de la muralla del Caño San Anastasio (av Venezuela y la Matuna) y por vía de Edurbe, su heredera, siguen transgrediendo la Constitución y con viveza “legalizan” y privatizan despropósitos.

Es tanta la insensatez y abundancia de escombros que El Laguito cerrado o la estrechez del caño de Bazurto dispara las alertas ante la imaginación de rellenarlos.

El parque de la Marina fue agua, allí era el puerto. Más de 1 millón de mts2 de la Bahía son rellenos y no paran. Unos legalizados otros descarados. Se ven por doquier, pero la ceguera prima y el estado eunuco encandila.

La propiedad o la concesión nace si Cardique autoriza “rectificar orillas” y la Dimar dragar y con el fondo marino o material de demolición rellenar. ¿De quién es el suelo emergido? Dicen que de todos porque se concesiona pero es una falacia.

Prohibido por la ley, el relleno de estrato 6 es “acreción antrópica”, el popular: invasión, y ambas lo son. Cambiar el uso del suelo es un delito pero no hay condenados, ni restitución ni sancionado.

En la zona suroriental hasta El Pozón, a ritmo de desplazados y volteos, la invasión de la ciénaga de la Virgen crece y como en La Boquilla, Marlinda y Villagloria, entre Tierrabaja y Puerto Rey el escombro mata el futuro alimentario y agudiza el riesgo.

Rellenar un “lote” es negocio, lo financian y abunda la materia prima. No te pasa nada al delinquir. En Tierrabaja talaron manglar y por vías “restringidas” -¡de frente!- reciben volquetas con la carga asesina del ecosistema y la ley. Valga anotar que ya hay “propietarios” compradores de escrituras de posesión de estato 6 con su “lote”.

Demuelen e incumplen con el destino obligado de los residuos de “Mangathan”, Bocala, Crespo, etc. desatando el concierto delictivo, la asociación e ilícitos. Ley y planes de manejo prohíben la vendan y obliga a que la carga contaminante se deposite en el relleno sanitario.

Pero tonelada dispuesta cuesta y vendida es utilidad. La debilidad de los controles garantiza impunidad y continuidad de la “tradición” de rellenar trasladando al capital natural los costos.
Camacol y el Epa hacen esfuerzos, pero más allá de los que si cumplen, las cicatrices muestran que insensatez y ambición desconocen que adaptarse al cambio climático es no agredir los espacios de captación de aguas que tienen memoria y algún día cobrarán la afrenta.

Por eso este año, desde ahora, y tiene que ser un propósito que debe formar parte de los programas de los que aspiran a ser alcaldes, hay que crear un ECOBLOQUE.

Desarrollarnos más sin destrozar nuestro frágil ecosistema de litoral ignorando los riesgos del calentamiento global, el aumento del nivel del mar, la incultura y abusos ciudadanos, exige sin dilación mayor nivel de gobernanza: responsabilidad social e individual, empresarial y gubernamental.

El primer compromiso es el de denunciar y derrotar la corrupción donde exista, desclientelizar y participar con decisión en superarnos, si queremos proteger el bien común, el ambiente y los recursos naturales.

Archivado en:

Outbrain