¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Lupa Regional

El río es el alma

Opinión de Rafael Vergara Navarro en Caracol Radio Cartagena.

Ximena González, abogada que interpuso la tutela relata en el especial de Semana que la sentencia T-622 reconoce el rio Atrato como sujeto de derechos porque en sus 750 km “es eje de la vida, conductor de relaciones, relatos y memoria de pueblos negros, indígenas, mestizos, y baña las orillas de 33 municipios, 19 del Chocó y 14 de Antioquia.

También porque hay que frenar la depredación y proteger la cintura acuosa que conecta 2 subcontinentes, el paso obligado de intercambio de uno de los territorios con mayor riqueza biológica, étnica y cultural del mundo”.

Este universo del agua y su bosque es la eco-región donde, más allá de las violencias evaluadas y a superar, conviven grupos étnicos: 42 consejos comunitarios afrodescendientes y 91 resguardos indígenas. Para ellos y los 15 ríos y 300 quebradas que conforman la cuenca del Atrato, en Colombia existen desde este año “derechos bioculturales” a cumplir.

La sentencia T-622 de 2.016 publicada en mayo del 2017, es una de las tres en el mundo que concibe un rio como “entidad viviente de la naturaleza”.

Esta renovadora jurisprudencia supera la visión antropocéntrica y contribuye a la irrupción del ecocentrismo, una toma de consciencia ante las necesidades de protección y adaptación al cambio climático y a frenar abusos depredadores de los recursos naturales y las comunidades.

Como afirma Ernesto Montenegro en ella se reconoce como sujeto de derechos el Territorio: “espacios, gentes, tiempos, pensamientos compartidos, el sustrato natural de una relación viviente”.

Pero los afecta el conflicto, la minería ilegal, un proyecto hidroeléctrico y la despiadada explotación forestal que lo hiere antes de que el majestuoso penetre km al mar Caribe.

Este logro de la Justicia ambiental y social del 2017, deviene de la ONG Tierra Digna que, empoderada por los consejos comunitarios, persistió en su tutela, negada en primera y segunda instancia, y que gracias a la Defensoría del Pueblo revisó el exmagistrado de la Corte Constitucional, Jorge Iván Palacio.

Cuenta la abogada Ximena que demandaron a 24 instituciones del Estado y 15 municipios de Antioquia y Chocó, en razón a la violación y amenaza a los derechos fundamentales de las comunidades y por la afectación y contaminación del afluente y la cuenca.

El fallo impartió 13 órdenes para proteger, conservar, mantener y restaurar el ambiente y puso tareas a cada una de las instituciones demandadas. Creó los Guardianes del Atrato” y el gobierno designó como coordinador y representante legal de los derechos del río al ministerio de Ambiente.

La misión es descontaminarlo y recuperarlo. El plan a ejecutar a partir de junio de 2018 contendrá, entre otras, erradicar la minería ilegal y recuperar las formas tradicionales de subsistencia y alimentación, garantizando seguridad alimentaria.

Algo renovador: la Corte creó “un panel de traductores para que se entienda que el derecho es una categoría comprensible y responsable en la construcción de relaciones armónicas entre individuos, culturas y diversidad ambiental”.

“Es el tiempo del ecocentrismo –dice el exmagistrado Palacio- donde se considera al ser humano como una especie más. Están los árboles, el agua que da espacio y refugio a los peces, los animales y todos son sujetos de derechos. Debemos conservar la Naturaleza, su entorno y todo lo que significa. Por eso el río es el alma de la vida de la cuenca y debe tener derechos”

Resalta que el daño ecológico es incalculable y ya afecta el golfo de Urabá.
Somos naturaleza y pasajeros de un planeta donde hoy se exige respetarle a nuestra madre sus derechos.

Cargando