¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

10 DE DICIEMBRE DE 2017

"Hay que ser buena persona para ser buen médico": Javier Soto Ortega

Con bondad y fuerza de voluntad para ayudar a los seres más inocentes de la tierra, los niños, el médico cirujano plástico Javier Soto Ortega nos cuenta su historia.

El paladar hendido, o labio leporino como se le conoce popularmente, es una condición que afecta a los recién nacidos ya sea por factor genético, o como una falencia dentro de la gestación del bebé. Si bien esta situación puede ser corregida con una cirugía simple, las familias de estos neonatos no siempre cuentan con los recursos para llevarlas a cabo.

Javier Soto Ortega es un médico cirujano plástico santandereano que trabaja en conjunto con la fundación Latin Smile, buscando y ayudando a niños que nacen con esta condición y que por escaso recursos económicos no pueden acceder a un tratamiento correctivo a tiempo.

Javier nos cuenta su historia, de cómo jugaba 'banquitas' en las calles de cañaveral durante su niñez y de cómo pasó a estudiar medicina en la Universidad Javeriana. Su trabajo en las salas de emergencia hasta altas horas de la noche y su interés por la cirugía estética.

En el personaje de la semana, de Caracol Radio, una historia de altruismo y del amor por el aprendizaje. Un viaje que nos lleva por el recorrido que Javier Soto Ortega comenzó en Santander, pasó por la capital del país, lo llevó hasta la Universidad Nacional del Nordeste de Argentina y luego hasta la India, en donde Javier trabajó y terminó de pulir su trabajo para luego traer ese conocimiento hasta su tierra natal.

Cargando