¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Neymar Jr, uno de los hijos de la guerra de las Farc en Pondores

Fue su mamá, María Arias quien le puso Neymar, como nombre de guerra

Hace tres años, en las montañas del Perijá, la unión de María y Juan*, dos guerrilleros, tendría como fruto a otro de los tantos hijos de la guerra. De nombre poco común para las filas de las Farc, el pequeño Neymar pasó sus primeros meses entre campamentos y cambuches, huyendo del accionar de las fuerzas militares, y en ocasiones más tranquilas, caminando con su madre buscando un lugar dónde dormir en el monte.

Afortunadamente para el pequeño Neymar y su mamá, la familia de Juan vive en Valledupar, y desde las trochas de la serranía del Perijá existía una comunicación constante con ellos. Fue así como se hizo imperativo lo que María no quería, separarse de su hijo, la lucha tenía que seguir y el bebé, aunque estaba creciendo sano y salvo, seguía siendo un peso en el campamento. Un día cualquiera, llegó un carro con los abuelos, y se llevaron a Neymar.

María cuenta que fueron días tristes, separarse de su primer y único hijo era algo que nunca pensó hacer, a pesar de todas las dificultades de la guerra. Agradece al cielo por el proceso de paz, pues los avances en La Habana le permitieron ver a su hijo ocasionalmente, y hablarle constantemente por teléfono, para que en palabras suyas 'no perdiera el conocimiento de sus papás'.

El proceso siguió y acompañó el crecimiento del pequeño Neymar. Sin embargo, algo inesperado volvería a golpear a María. En noviembre de 2016, una fuerte discusión con Juan terminó por disolver la unión que ya cumplía más de 2 años. "De no ser por la disciplina fariana, no sé qué habría pasado con mi hijo", confiesa María. Y es que al estar ambos en las filas, era menester seguir en contacto directo, cordial y responsable con Neymar. De lo contrario, se atenían a algún castigo.

Cumplido el ciclo actual del proceso, María no lo pensó dos veces y trajo a Neymar desde Valledupar a vivir en Pondores. "Afortunadamente es un niño pequeño que no exige muchas comodidades, y podemos manejar su presencia aquí a pesar de todas las dificultades que hay", confiesa. A sus tres años, Neymar corre libremente por la zona, jugueteando con las palomas y los perros y otros 24 niños de entre 1 mes y 7 años que viven en Pondores.

Neymar tampoco tiene inconvenientes con su papá, a pesar de estar separados, los tres comparten como una familia en medio del campamento. Claro, con las diferencias de siempre, y las futbolísticas, que de hecho dieron origen al nombre de este pequeño. María es hincha del Barcelona, mientras que Juan lo es de Real Madrid. Pero la cosa no para allí, Juan es hincha de Atlético Nacional en Colombia mientras que su mamá es hincha del Junior.

Hoy tiene una camiseta de Atlético Nacional, y reclama a gritos la presencia de Jenny, otra guerrillera, la mejor amiga de su mamá y que se ha convertido en su segunda madre. María por su parte, alista la camiseta del Junior para el pequeño Neymar. También tiene las de Real Madrid y la de Barcelona. Entre risas, María deja en manos del menor la decisión futbolística. "Que sea él quien decida. Yo no tengo problemas en ponerle las 4 camisetas", sentencia.

Cargando