¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

La cartagenera que alberga a 23 venezolanos en su apartamento

Claribel recibió en su segundo piso a estos venezolanos que tuvieron que venir a Cartagena por la crisis en su país.

En el barrio San José de los Campanos, en el sur de Cartagena, Claribel Vergara se ha convertido en el ángel de los venezolanos. En un apartamento de su propiedad, en el segundo piso, alberga 23 venezolanos que han tenido que migrar a La Heroica por la difícil situación de su país.

“Los quise ayudar, tras ver sus necesidades. Son jóvenes emprendedores, gracias a Dios, salen todos los días. Venden dulces en los buses, venden agua y jugo en la calle. Hay barberos, manicuristas. Me llamó la atención verlos, me contaron su situación, y decidí ayudarlos, porque tenía el apartamento desocupado”, cuenta Claribel.

En principio eran doce los venezolanos que se mudaron al apartamento, pero con los días, crece el número de residentes. “Duermen en el baño, en la terraza, en el patio. Ellos viajan y llevan comida y medicamentos a Venezuela cada cierto tiempo. Se turnan un abanico diariamente para mitigar el calor”, relata la mujer.

“Aquí tienen sus reglas, cero alcohol, nada de cigarrillos. La comunidad nos ha apoyado, para conseguir colchonetas, abanicos. Les pido lo que no estén utilizando a mis vecinos, y ellos nos colaboran”, cuenta la propietaria del apartamento, ubicado en el segundo piso de la propiedad donde ella reside con su esposo y sus hijos.

“Nosotros llegamos a un hotel, y nos quedamos dos o tres días, y ahí perdimos mucho dinero. Después duramos tres semanas durmiendo en una casa, y hasta que conocimos a Claribel. Es muy difícil conseguir trabajo ante la falta de papeles. La gente nos mira feo por el acento”, relata Becky Jiménez, una de las venezolanas.

Los ciudadanos venezolanos afirmaron que quieren que los cartageneros no los vean como delincuentes o como méndigos. “Queremos salir adelante, tener la oportunidad de rehacer nuestras vidas, que no nos miren feo”, expresa Carlos Torres, otro de los venezolanos.

 

Cargando