¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Hallan irregularidades en contratación en 5 alcaldías locales de Bogotá

De acuerdo con un informe de la Personería de Bogotá , se encontraron presuntos fraccionamientos de contratos, estudios y anticipos irregulares, falta de planeación, entre otros.

La Personería de Bogotá inició cinco indagaciones preliminares por irregularidades detectadas en contratos de obra pública, por más de $46.199 millones, en las alcaldías locales actuales de Ciudad Bolívar, Usme, Chapinero, Engativá y Kennedy.

Estos anomalías se suman a las encontradas en 9 localidades más.

De acuerdo con el informe, se encontraron presuntos fraccionamientos de contratos, estudios y anticipos irregulares, falta de planeación, entre otros. Los hallazgos serán enviados a la Fiscalía General de la Nación.

Kennedy

La Alcaldía proyectó contratar la rehabilitación, mantenimiento y/o reconstrucción de la malla vial en diciembre de 2016. Para tal fin realizó dos procesos licitatorios, con diferencia de cinco días. En uno contrató la rehabilitación por $10.923 millones, el 22 de diciembre, y en el otro, el mantenimiento por $11.396 millones, el 27 de diciembre.

Además, incluyó en el primer contrato el estudio y diseño de la obra, y en el otro el diagnóstico, situaciones que evidencian un presunto “fraccionamiento o división artificial de contratos”, pues los dos procesos tienen un objeto similar.

Después, realizó un solo proceso para adjudicar la interventoría de los dos contratos de malla vial, por $2.120 millones y le agregó la obligación de realizar esa labor en cinco contratos más de obra pública, hecho que se podría considerar como una violación a los principios de planeación, vulneración a la participación plural de otras firmas y la selección objetiva, al entregar ese deber a una sola empresa.

Ciudad Bolívar:

La Personería encontró tres contratos: uno del 29 de diciembre de 2016, por $10.200 millones para el mantenimiento vial, su interventoría por $1.019 millones y otro para el suministro de mezcla asfáltica de $1.450 millones.

Según el informe, hubo un presunto “fraccionamiento”, pues se desagregaron obligaciones como mantenimiento, construcción y mezcla asfáltica que podían ser integrados en un solo proceso.

En la licitación de mantenimiento de la malla vial se exigió como requisito a los interesados la disponibilidad de maquinaria y de planta asfáltica, cuando la Alcaldía tiene contratado el suministro del material y cuenta con equipos.

La localidad pagó un anticipo de $3.000 millones, recursos con los que el contratista debía constituir una fiducia, invertir en el Plan de Manejo del Anticipo y tener deducciones mensuales del avance de la obra, aprobados por el interventor. No hay evidencia que soporte el seguimiento o cumplimiento del contrato.

Usme:

La Alcaldía, el 28 de diciembre de 2016, contrató las obras de espacio público, por $3.168 millones, en los barrios Fiscala sector Fortuna, Yopal, Pedregal y San Juan. La Personería encontró presuntas irregularidades por falta de estudios previos serios, posible direccionamiento y vulneración al principio de planeación.

En la localidad, al parecer, la invitación pública limitó la participación plural de oferentes, al establecer unos requisitos cerrados con unas condiciones financieras desproporcionadas.

A los interesados en el contrato les exigieron una experiencia solo con entidades públicas, desechando la experiencia con el sector privado. Indicaron que no contratarían la elaboración de estudios y diseños de la obra, pero requirieron tener esa experiencia. Además, se evidenció un presunto favorecimiento al habilitar profesionales sin licencia vigente. Pasados cuatro meses de inicio de la obra, no se encontraron los informes mensuales de avance, ni de inversión del anticipo del 20%.

Chapinero:

El 7 de diciembre de 2016, la Alcaldía contrató el diagnóstico, mantenimiento y rehabilitación de la infraestructura vial y espacio público local por $4.831 millones, al parecer, sin un estudio previo serio y sin planeación, al punto que habría una doble contratación al intervenir 9 segmentos viales, ya arreglados en vigencias anteriores.

De acuerdo con el informe, pidieron que certificaran una experiencia en la construcción de obras con un valor del 200% de lo ofertado en la licitación, y que demostraran una experiencia en construcciones y/o mantenimiento de obras de espacio público, que incluyan redes de acueducto y alcantarillado en área urbana. Eso significa que habría un pliego de condiciones, presuntamente, con requisitos desproporcionados e inequitativos y de difícil alcance para los proponentes.

 Los interesados en participar presentaron observaciones durante el proceso, pero las condiciones no fueron modificadas, lo que conllevó a que de seis oferentes, sólo fuera habilitado uno, el ganador, lo que podría implicar un favorecimiento a terceros.

Engativá:

La Alcaldía, el 27 de diciembre de 2016, contrató la construcción, rehabilitación y/o mantenimiento de la malla vial de la localidad, por $1.092 millones y estableció que harán parte integral del documento los estudios previos, el anexo técnico, el pliego de condiciones, adendas y la propuesta presentada, entre otros.

Sin embargo, sin estar en el anexo técnico ni pliego de condiciones u otro documento se indicó que solo se priorizaran seis vías para intervenir, tramos que al parecer ya habían sido arreglados. No se precisó el origen de los estudios, presuntamente no se tenían, teniendo en cuenta que los contratados en 2014, aún no han sido entregados.

Además, los valores unitarios que tomó la Alcaldía para elaborar el presupuesto oficial, al parecer, fueron muy altos, generando un posible sobrecosto y direccionamiento del contrato, lo que motivó muchas observaciones y aclaraciones.

La debida acreditación de la experiencia y el recurso humano mínimo no se cumplieron, pese a que tuvieron tiempo de subsanarlo, situación que eran requisitos habilitantes para concursar. Por esos incumplimientos la Alcaldía debería haber declarado desierta la licitación, pero nunca se pronunció.

Para completar, el contratista no entregó, antes de suscribir el acta de inicio, las hojas de vida del personal y el cronograma de ejecución, ni se evidenció ningún documento del avance o ejecución contrato.

Cargando