¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Esperamos que a los gobernantes no se les olvide el mensaje del papa Francisco: campesinos

Aseguran que el mensaje del sumo pontífice también debe interpretarse como la unión para la creación de oportunidades de desarrollo para la paz.

El papa Francisco no pisó tierra boyacense pero la virgen de Chiquinquirá y miles de campesino sí salieron a su encuentro.

La frase que el papa pronunció refiriéndose a que “el diablo entra por el bolsillo”, se quedó grabada en los campesinos, quienes esperan que con esta y otras reflexiones, los gobernantes ahora piensen, según ellos en los bolsillos del campesinado colombiano, que no se recupera del todo y siguen produciendo a pérdidas.

“Esperamos que con esas palabras esperanzadoras y sensatas, en donde el papa pidió transparencia para el bien común en nuestra nación, las personas que están en cabeza de los gobiernos se muevan hacia un cambio positivo y propositivo para el sector campesino”, dijo Florentino Borda líder campesino.

El agricultor boyacense agregó que “es que eso también lo entendemos como gestos de paz, paz para el desarrollo de quienes nos hemos mantenido en crisis importantes, en dificultades económicas que le abren la puerta a decisiones equivocadas, entonces, ojalá cada palabra del Santo Padre, para el cambio sea aplicada primero desde los líderes de gobierno, está en sus manos permitir más giros positivos para los colombianos”.

A esto se suma la petición del gobernador de Antioquia, Luis Pérez Gutiérrez, quien tambien le recomendó al santo padre en el aeropuerto Olaya Herrera, que ayude a salvar a los campesinos de Colombia. Los campesinos de Boyacá compitieron la solicitud del mandatario antioqueño, y esperan que con el paso de Francisco, superen ser tratados con indignidad.

Los campesinos esperan que la frase del papa se quede en la mente de los gobernantes: “todos tenemos que estar atentos porque la corrupción en los hombres y mujeres que están en la Iglesia empieza así, poco a poco, se enraíza en el corazón y acaba desalojando a Dios de la propia vida", advirtió.

Cargando