¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

visita_del_papa_francisco_a_colombia

Niños huérfanos en Hogares San José agradecen al papa Francisco

Destacan la misión social de la Arquidiócesis y la salvación que tuvieron al ser recibidos en el Hogar.

Una muchacha de trece años, quien a los dos años perdió a su familia en una masacre en Colombia, y quedó huérfana con sus nueve hermanos, agradeció al papa Francisco la acogida y la formación que han tenido en la Fundación Hogares Santa José, una obra de la Arquidiócesis de Medellín.

Se trata de Claudia Yesenia García Ramírez, una joven que hoy estudia bachillerato normalista, fue a encargada de hablar en nombre de los cientos de niños que han recibido y aún reciben atención de esta obra arquidiocesana, y relató ante el sumo pontífice la tragedia de su familia cuando ella misma estuvo a punto de morir balead, la alegría que siente hoy cuando estudia “en la Normal Antioqueña en el grado octavo, preparándome para ser maestra y enseñar los valores que he aprendido”.

Así habló Claudia Yesenia al papa Francisco en el encuentro que sostuvo el Obispo de Roma con los niños pobres y huérfanos de Hogares San José.-

“Santo Padre Francisco: Mi nombre es Claudia Yesenia García Ramírez, a mis 2 años de edad perdí a mi familia en una masacre provocada por la guerrilla, en San Carlos, Antioquia. Solo sobrevivimos 10 niños y mi tía. Desde ese momento nuestras vidas cambiaron, yo también me vi afectada, recibí un disparo en el abdomen y una bala rozó mi cabeza y me dejó esquirlas, por lo que estuve mucho tiempo hospitalizada.

A mi tía se le cerró el mundo y no sabía qué hacer porque quedamos 10 niños entre 2 y 8 años para sacar adelante, pero Dios es grande, se dio cuenta de la obra de la Arquidiócesis de Medellín, los Hogares Infantiles San José, y acudió a Monseñor Armando Santamaría, pidiendo ayuda. Él nos recibió a todos en los hogares, como nuestra segunda familia.

Hoy tengo 13 años, y con alegría puedo contar que soy una niña feliz, porque la cercanía de la Directora y de las Formadoras que nos acompañan en los Hogares sanó mis dolores y tristezas con el amor recibido y brindó la oportunidad de una vida nueva para mí y mis hermanos. Tenemos todo lo que necesitamos para ser felices: la fe, calor de hogar, buena formación, salud, alimento y estudio.

Gracias a la ayuda de Monseñor Santamaría estoy en la Normal Antioqueña en el grado octavo, preparándome para ser maestra y enseñar los valores que he aprendido.

Padre Francisco: le comparto mi agradecimiento con DIOS y con la IGLESIA, porque hoy soy una mujer nueva y con esperanza. Dios lo bendiga en su Santa Misión”.

Luego de este encuentro el papa Francisco hizo un recorrido en papamóvil por el centro de la ciudad hasta el centro de eventos la Macarena donde sostuvo una reunión con las comunidades religiosas masculinas y femeninas y sus familiares, y oró ante las reliquias de la Santa Madre Laura Montoya.

Cargando