¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Lupa Regional

La Boquilla de Cartagena, sin horizonte claro

El analista Rafael Vergara opina en Caracol Radio Cartagena sobre las construcciones en el norte de la ciudad.

Con la construcción del Anillo Vial la carretera trozó la ciénaga de la Virgen y se acercó a La Boquilla para empatar con Crespo. Un lado quedó próximo al mar y del otro lado pegado a la ciénaga.

Valga recordar que los cuerpos de agua de acuerdo normas anteriores al código de Recursos Naturales de 1974 que lo ratifica, son bienes de la Nación y por ser zonas de bajamar de acuerdo con el artículo 63 son intransferibles, inembargables e imprescriptibles.

En la actualidad se ha desatado un debate público a raíz de un video que el médico Benjamín Luna publicó en las redes sociales, acusando al Hotel Las Américas de apropiarse del espacio conocido como La Teta, donde se construyó el Centro de Convenciones. Allí se ubica también la Boca de Parrado que comunicaba la ciénaga con el mar y puede apreciase en la actualidad el cuerpo de agua que está siendo cercado.

El tema reviste una importancia crucial porque en su respuesta el senador Fernando Nicolás Araujo e Inversiones Talamare, afirman contar con justo título de propiedad del Centro de Convenciones y Cielo Mar, confirmando que el mismo proviene de la adjudicación que hiciere el Distrito en 1845 a Manuel Román y Picón. También informaron que iniciaron acciones legales “en contra de las personas que se encuentran lesionando la honra y buen nombre del doctor Alberto Araujo”.

Aclaro que con mi comentario no pretendo lo anterior, pero ante varias consultas que he recibido como ciudadano y con el respeto debido a las personas, procedo a afirmar que si bien existen los títulos y que la Curaduría Urbana dio el permiso sustentando su legalidad en la matricula inmobiliaria 060-1798-18 y la Escritura 593 del 8 de Marzo del 2000, el capitán de Puerto Nelson Fernández con el oficio 0664 de marzo del 2005, cuestionó al curador por no consultar técnicamente la viabilidad del proyecto Salón de Convenciones de las Américas.

En esa misma fecha se le hizo saber al gerente del hotel la necesidad de realizar el informe técnico de jurisdicción, con el fin de verificar las áreas del bien de uso público y terrenos bajo jurisdicción de Dimar, posiblemente ocupadas por el proyecto.

Y se dio inicio a “la investigación administrativa por presunta ocupación ilegal del bien de uso público y terrenos sometidos a su jurisdicción”.

Al Curador le llamaron la atención de acuerdo al oficio que tengo en mi poder.

Ahora bien, el conflicto de intereses por el cerramiento y el ejercicio de dominio sobre el cuerpo de agua entre el Consejo Comunitario de La Boquilla, el médico Benjamín Luna, una parte de la población que está a favor y otros en contra, tiene un origen que hay que superar de una vez por todas: la indefinición.

No puede ser posible que 12 años después la DIMAR- Capitanía teniendo todos los elementos para definir, máxime cuando hay acciones de señor y dueño, siga sin definición y aplace, como la realidad muestra, ejercer su autoridad determinada en el Decreto 2324 de 1984

Cargando