¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Judicial

Capturado el presunto asesino de menor de 13 años en Nobsa, Boyacá

Los hechos sucedieron mientras la niña pasaba unos días de descanso en casa de sus abuelos en la Vereda Caleras.

()

Luego del atroz hecho ocurrido en zona rural del municipio de Nobsa en el departamento de Boyacá el pasado 26 de junio, en el que una menor de 13 años de edad falleciera tras recibir 14 heridas con arma blanca, la Policía Nacional capturó al presunto asesino de la menor Lucía Sánchez quien fuera identificado como Wilmar Fabián Macías Cubides, que deberá responder ante las autoridades como el principal sospechoso del crimen de la menor.

Como lo informó Caracol Radio el pasado mes de junio, la menor quien pasaba algunos días en casa de sus abuelos en la época del paro de educadores en la Vereda Caleras, fue encontrada por sus allegados en la habitación en la que descansaba en horas de la mañana con una serie de heridas en su cuerpo, hasta ser trasladada minutos después al Hospital Regional de Duitama donde posteriormente perdiera la vida.

En su momento, las dudas se generaron respecto a la claridad de los hechos y sospechosos en el entendido que la zona en la que dormía la menor junto a sus abuelos, era habitada por familiares y personas allegadas como lo confirmó en su momento el Coronel Rodolfo Carrero, comandante encargado del Departamento de Policía de Boyacá, quien agregara en su momento también que una de las situaciones que estaban en estudio era el porqué los familiares no habían reportado el hecho a las autoridades de forma temprana, desde donde se desprendió una primera hipótesis que no fue aclarada si pudo haber sido alguna persona cercana quien estuviera involucrada en los hechos.

Por su parte, en la captura de las últimas horas del presunto responsable Macías Cubides, el Coronel Juan Darío Rodríguez, comandante de Policía departamental, indicó que con el apoyo de la Fiscalía 36 de Infancia y Adolescencia junto a la SIJIN, se utilizaron diferentes estrategias para dar con el paradero del hombre a través de herramientas tecnológicas, interceptaciones a dispositivos telefónicos, entrevistas judiciales, uso de reactivos para la búsqueda de fluidos corporales, entre otros, los cuales sirvieron como pruebas para la captura después de 50 días de haberse producido el crimen.

Cargando