¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Inspectores de policía de Cartagena denuncian precarias condiciones para trabajar

No hay internet, archivadores, muchas no tienen computador y los muebles están que se caen

"Así no se puede hacer un buen trabajo", sentencia Omar Gutiérrez. Cara de viejo bonachón, siempre dispuesto, atiende en la inspección de policía de la comuna 6B, en el barrio Nuevo Paraíso en Cartagena.

Está decepcionado, al menos eso deja entrever cuando contesta todas las preguntas con la cabeza gacha, como buscando dónde está la pata del escritorio que le hace falta desde hace varios días.

Gutiérrez es el presidente del sindicato de inspectores de Cartagena, hay 33 de estas en la ciudad, y según denuncia, todas están en peores o iguales condiciones a esta, la que ha sido su casa por más de 10 años.

Empieza por contar que no hay internet, "ajá y salen con el nuevo código a decir que nosotros tenemos mayores responsabilidades, nos capacitaron para montar en la web los comparendos, pero no hay ni computador, ni internet", dice.

Cómo si ese no fuera de por sí una contradicción bastante grande, Omar me muestra un computador que trajeron la semana pasada. "No sé por qué me lo trajeron, será porque soy el presidente del sindicato, pero aún hay muchas sin uno de estos. El caso es que me lo traen sin impresora", cuenta, al tiempo que hace la pregunta más corta pero contundente de la jerga costeña, "¿Ajá y entonces?".

Eso se preguntan también los ciudadanos que llegan al precario despacho de Gutiérrez. Un derruído ventilador de techo corona la silla empolvada en la que deben sentarse, y no faltó el bromista que mencionara que le daba miedo entrar, "no vaya a ser que me caiga el chócoro ese encima", se oyó decir.

Gutiérrez continúa con su exhibición de precariedades, el baño no tiene puerta, aunque para ser justos, sí la tiene, pero doblada. "Hace unos meses se partió la bisagra de abajo por el óxido creo, y así quedó", relata.

En la pequeña oficina no hay dónde guardar documentos, en un par de listones pegados a la pared reposan cientos de hojas, expedientes y carpetas que datan de la misma fecha en la que se abrió hace la inspección hace más de 10 años. "No sé si son ese poco de papeles los que me tienen así con reuma", señala Omar para hacer ver que hacen falta archivadores.

Así vive el viejo Omar, como lo llaman los amigos cercanos a la inspección de Policía de Nuevo Paraíso. Su rutina está en convivir con tantas precariedades, y enfrentar un nuevo reto impuesto por el Congreso sin tener las herramientas necesarias para hacerlo.

Cargando