¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

En Cartagena avanzan dos denuncias penales por fallecimiento de pacientes en cirugías estéticas

Son pocos los casos en comparación con el resto del país que son dados a conocer a las autoridades

Uno de los casos fue el de la joven Jolie Botero Giraldo, tras someterse a una cirugía plástica en la Clínica Quirúrgica de Manga SAS, en abril de 2014.

Su compañero sentimental Guillermo Andrés Rendón Castrillón, colocó la denuncia ante la Oficina de Atención al Usuario del DADIS, y presenta queja formal por los hechos ocurridos el día 16 de abril de ese año. La mujer ingresó a la Clínica con el objeto de realizarse Lipoescultura, más injerto de glúteo, más marcación de líneas de abdomen. Lo que expresó el hombre en su declaración era que el cirujano que le iba a hacer el procedimiento quirúrgico a ella, era conocido de hace muchos años y le dijo que era cirujano estético. El médico Alberto del Rio la atendió a ella, años anteriores en una enfermedad renal y fue quien la sanó.

El Dadis estableció que no se evidencia historia clínica en fecha anterior al procedimiento quirúrgico, además hay inoportunidad cuando la paciente hace la parada cardíaca y se demoran 5 horas y 3 minutos para que fuera trasladada a una unidad de cuidados intensivos, pero ingresa sin signos vitales.

Por este caso las autoridades profirieron auto de inicio y formulación de cargos mediante el cual se estableció que el centro de atención incurrió presuntamente en la conducta de incumplimiento en la atención.

La investigación absolvió a la IPS Clínica Quirúrgica de Manga S.A.S, por no encontrarla responsable de los cargos formulados.

El caso fue remitido nuevamente y por competencia al Tribunal de Ética Médica de Bolívar, a fin de que dicha autoridad investigue la técnica utilizada en el acto médico quirúrgico realizado por los doctores Javier Malambo García y Alberto Del Rio González, con el objeto de establecer si existió, algún procedimiento, técnica o medicamento que hubiera podido evitar la complicación que ocasionó el desenlace fatal de la señora Jolie Botero Giraldo, pero hasta el momento no se han pronunciado.

La directora de salud de Cartagena, Adriana Meza está pendiente no solo de este caso sino de aquellos en que se presente negligencia en la atención.

Sin embargo, la clínica fue cerrada el año pasado por un mal procedimiento con un paciente que le fue perforado el intestino y porque el cirujano no tenía licencia.

En Cartagena hay 16 especialistas debidamente acreditados por el Ministerio de Educación y de la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica, pero las personas siguen solicitando los servicios de médicos y clínicas de garaje.

Cargando