¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Por irregularidades en millonarios contratos retenidos funcionarios de hospital de Palmira

Diez órdenes de captura fueron diligenciadas a empleados del Hospital Raúl Orejuela Bueno, por adjudicar contratos de más de 300 millones sin llenar los requisitos.

En el municipio de Palmira, se presenciaron siete diligencias de allanamiento contra algunos funcionarios del Hospital Raúl Orejuela Bueno de Palmira, quienes fueron ordenados por la Fiscalía 76 seccional de Cali, la cual estaba buscando personas comprometidas en la adjudicación de millonarios contratos sin el lleno de los requisitos.

Primero fueron retenidas seis personas, cinco en Palmira y una en Cali por los delitos de concierto para delinquir, peculado por apropiación, contratación sin el cumplimento previo de los requisitos legales, falsedad ideológica en documento público y prevaricato por acción. Pero en las últimas horas fueron expedidas cuatro órdenes más.

Según las autoridades, ante la gravedad de la situación, será llamado un excalcalde de Palmira para corroborar la entrega de estos contratos, de 372 millones de pesos.

Actualmente, se está haciendo la legalización de captura en Palmira ante un juez, proceso en el cual se espera dar justicia a las investigaciones realizadas por la Fiscalía.

Los indiciados fueron identificados como:
- Sorelly López Mafla, contadora pública, gerente encargada del Hospital Raúl Orejuela Bueno, para la fecha de los hechos.

- Rodolfo Arturo Rassa Muriel, ingeniero de sistemas, interventor para la época de los hechos.

- Johnnier Barona Galindo, ingeniero de sistemas e interventor para la fecha de los hechos.

- Carlos Alberto Ramírez Alviz, abogado especializado en derecho administrativo y constitucional, entonces jefe de la oficina de Asesoría Jurídica del Hospital.

- Octavio Enrique Lozano Soto, jefe de mantenimiento del hospital.

- María del Pilar Paz Corredor, sicóloga.

La investigación por la irregularidades contractuales en el Hospital Raúl Orejuela Bueno se inició por una denuncia instaurada por Sandra Patricia Zafra Hernández, ex gerente del centro asistencial, quien encontró varias irregularidades en los 10 contratos, suscritos durante los años 2012 y 2013, por trecientos veintisiete millones doscientos ochenta y dos mil cuatrocientos ochenta y ocho pesos.

La Fiscalía pudo establecer, con los documentos originales de los contratos de prestación de servicios profesionales y las órdenes de servicio, adjudicados a contratistas, que estos no cumplían con el objeto de los mismos.

Además dichos contratos nunca fueron suscritos por quienes figuran como adjudicatarios, una vez ubicadas las personas que presuntamente intervenían en dichos contratos, fueron escuchados en diligencias de interrogatorio, donde manifestaron no haber firmado los mismos ni haber laborado para la entidad aludida o en cualquiera de sus sedes o puestos de salud, como tampoco haber ejecutado las obras aparentemente contratadas.

Igualmente, se realizaron pruebas manuscritas, las cuales fueron enviadas junto con los contratos originales al laboratorio de documentología y grafología del CTI Cali, donde los peritos realizaron los procedimientos respectivos, emitiendo el informe de laboratorio donde se confirma que los documentos eran falsos “frente a las muestras aportadas como material obtenido y allegado en las carpetas de los diferentes contratos y órdenes de servicio del Hospital Raúl Orejuela Bueno”.

En las próximas horas, ante el juzgado 29 Penal, el ente investigador imputará cargos en contra de los seis capturados por los delitos de concierto para delinquir, peculado por apropiación, contratos sin cumplimiento de requisitos de Ley, falsedad ideológica en documento público y prevaricato por acción.

También solicitará medida de aseguramiento consistente en detención preventiva en establecimiento carcelario.

Actualmente la Fiscalía adelanta una indagación sobre los bienes de estas seis personas.

Cargando