Lo más Caracol

Carlos Castro Arias

03:00h - 04:00h

Síganos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

Lupa regional

Suspensión de congreso porno: ¿doble moral?

Escuche la columna de Orlando Oliveros sobre la polémica suspensión del congreso Lal Expo en Cartagena

En su editorial de esta semana en Cartagena Hoy por Hoy, el columnista de Caracol Radio, Orlando Oliveros, se refirió a la polémica generada en Cartagena por la realización del Lal Expo, el congreso de la industria del entretenimiento para adultos, que fue cancelado por la administración distrital.

“Detrás de las ‘leguleyadas’ para suspender el ‘Congreso Porno’ existen un doble moralismo y una cortina de prejuicios, es motivo suficiente para prender las alarmas”, afirmó Oliveros en su intervención.

“Me parece que la administración de Manuel Vicente Duque, Manolo, vio en este escándalo una oportunidad de reivindicarse positivamente con los índices de popularidad, consciente de que la sociedad cartagenera es en su mayoría una sociedad conservadora, cuya fe se inclina más al Viejo que al Nuevo Testamento. Pero no todo ha sido por la búsqueda de la popularidad, sino también por la búsqueda de una cortina de humo perfecta para encubrir las verdaderas problemáticas de la ciudad”, inquirió Oliveros.

“Obsceno, vulgar y dañino es que Cartagena haya sido, no la ciudad donde se celebró un congreso porno, sino donde se maquinó el desfalco millonario más grande y catastrófico que haya tenido Colombia, es decir, los más de 8.5 billones de pesos de daño fiscal producto de la corrupción en la Refinería de Cartagena, Reficar”, puntualizó el columnista.

“Obsceno, vulgar y dañino es que el exalcalde Dionisio Vélez Trujillo haya endeudado a Cartagena con un préstamo de 250 mil millones de pesos para construir obras que no terminó, y que además hoy esté investigado por un posible detrimento patrimonial de 2500 millones por otorgarles unas innecesarias ‘comisiones de éxito’ a unos asesores externos a causa de la gestión financiera del préstamo que he mencionado”, señaló Oliveros.

Escuche la columna completa de Orlando Oliveros.