¿No tienes cuenta?

Regístrate

¿Ya eres usuario?

Entra en tu cuenta

O conéctate con

Bolívar, el departamento con más hectáreas para ganadería ‘al rojo vivo’ en el Caribe

314 mil hectáreas cien por ciento ganaderas, tiene el departamento de Bolívar.

Tan solo el 7,8% de los suelos de la región Caribe es apto para la ganadería ‘al rojo vivo’. Sin embargo, actualmente el 35,1% ya cuenta con ganadería intensiva, semi intensiva y extensiva. Así lo reveló el Instituto en el Día Nacional del Suelo, que se celebró el 17 de junio.

Bolívar, con 314 mil hectáreas cien por ciento ganaderas, es el departamento con mayor cantidad de este tipo de terrenos en la región; aunque esta actividad ya se impone en más de 615 mil hectáreas.

Según el mapa de zonificación agroecológica, elaborado por el Instituto Geográfico Agustín Codazzi (IGAC), tan solo el 2,4% de Colombia (2,7 millones de hectáreas) alberga terrenos aptos para la ganadería ‘al rojo vivo’, es decir la destinada únicamente para el pastoreo intensivo, semi intensivo o extensivo.

Sin embargo, la entidad evidenció que actualmente en más 14 millones de hectáreas se da la ganadería neta, una cifra que ratifica el alarmante uso inadecuado que se le está dando al suelo colombiano.

La región Caribe, conformada por los departamentos del Atlántico, Bolívar, Cesar, Córdoba, La Guajira, Magdalena y Sucre, es gran protagonista en la extralimitada sobrecarga pecuaria del país.

De las 13,2 millones de hectáreas que conforman los siete territorios costeños, 1,03 millones cuentan con suelos con capacidad cien por ciento ganadera; es decir que en solo el 7,8% de la región se debería concentrar esta actividad neta.

Pero la realidad se aleja bastante de este panorama, ya que actualmente 4,6 millones de hectáreas se dedican únicamente a la ganadería, cifra que abarca el 35,1% de la región.

“Sin ser alarmistas, junto con la erosión y la deforestación, la ganadería es una de las principales enfermedades para el suelo. El constante pisoteo del ganado causa serios problemas de compactación en los terrenos, los cuales tardarían cientos de años en ser recuperados”, aseguró el Director General del IGAC, Juan Antonio Nieto Escalante.

El Director del IGAC informó que la compactación de los suelos está altamente ligada al exceso de ganado, la cual genera una pérdida de su estructura y de la materia orgánica.

“La compactación restringe la profundización de las raíces y el volumen de absorber agua y nutrientes; eso sin contar que disminuye los poros grandes del suelo, lo que limita el drenaje y afecta el intercambio gaseoso”, apuntó el funcionario.

Sumado a lo anterior, Nieto Escalante enfatizó que la compactación afecta la actividad de los organismos presentes en el suelo, disminuye la descomposición de la materia orgánica, el aporte de nutrientes, la formación estructural, la permeabilidad y la infiltración de agua

“Esto desemboca un aumento de la escorrentía y un peligro más alto de erosión”, puntualizó.

Las más de 1,03 millones de hectáreas con capacidad netamente ganadera en la región Caribe están distribuidas en sus siete departamentos. Bolívar es el que más cuenta con terrenos aptos para esta actividad en la región, con un total de 314 mil hectáreas.

Le siguen Cesar (226 mil hectáreas), Magdalena (164 mil), Córdoba (142 mil), Sucre (110 mil), La Guajira (46 mil) y por últimas Atlántico (28 mil).

Sin embargo, las más de 4,6 millones de hectáreas que ya son destinadas a la ganadería neta en la región están distribuidas así: Córdoba (1,2 millones), Magdalena (1,06 millones), Cesar (833 mil), Bolívar (615 mil), Sucre (489 mil), La Guajira (259 mil) y Atlántico (144 mil).

“Ninguno de los siete departamentos cuenta con más de 500 mil hectáreas con capacidad para soportar el pisoteo del ganado sin desencadenar impactos ambientales. Pero ya varios superan el millón de hectáreas invadidas por las reces”, dijo Germán Darío Álvarez, Subdirector de Agrología del IGAC.

Álvarez recalcó que esto hace evidente el uso inadecuado que se le ha dado al suelo por causa de esta actividad, “el cual, además de compactar a los suelos, perjudica considerablemente ecosistemas estratégicos como los humedales”.

Cargando