Escuche ahora

El Alargue


Síganos en:

Ciudades

Selecciona tu emisora

cerrar

Mujer embarazada murió por falta de medicamentos en Bogotá

La Personería denunció que después de dos días de padecimientos, le suministraron el medicamento que se requería de urgencia.

La Personería de Bogotá encontró que una mujer en estado de embarazo falleció en la Unidad de Servicios de Salud del Hospital El Tunal, al parecer, por no suministrarle oportunamente un medicamento prioritario para su tratamiento, que no se encontraba disponible en la institución.

Una paciente, de 34 años, ingresó al Hospital el 3 de mayo remitida por otro centro hospitalario que la encontró en grave condición de salud por presentar preeclamsia severa (complicación médica del embarazo que puede incluir hipertensión arterial, convulsiones y la muerte).

El ente de control halló que en los dos primeros días de su hospitalización estuvo sin medicamentos neuroprotectores (sulfato de magnesio), pese a que en el centro de atención tenía claro que la paciente era de alto riesgo por sus antecedentes de preclamsia severa. También se encontró que este medicamento hacía falta en la Unidad de Cuidados Intensivos Pediátrica en el mismo Hospital, como se denunció hace unos días.

De hecho, la gestante ya había tenido dos embarazos con preclamsia y en uno de ellos perdió bebé. Pese a esos antecedentes y a sus 38 semanas de embarazo, presuntamente, por la falta del suministro oportuno de ampollas de sulfato de magnesio requerido para su tratamiento la mujer fallece, 6 días después de su ingreso a El Tunal.

La Personería verificó que de manera desesperada el médico tratante tuvo que romper el carro de paro para utilizar el medicamento que sólo se encontraba allí, luego de dos días de retraso en su tratamiento de urgencia.

Al revisar los registros de la historia clínica se evidenció la falta de medicamentos e insumos disponibles en la farmacia, esenciales para tratamientos en el servicio de ginecoobstetricia, específicamente de preclamsia severa, pese al bajo costo de algunos de ellos, como es el caso del sulfato de magnesio que comprado en cantidades no supera los $300.

Por todo lo anterior la Personería inició una averiguación disciplinaria para determinar los presuntos responsables de la falta de medicamentos para la oportuna atención a los pacientes, especialmente, en situaciones de emergencia.